Mi amigo Javier Montero, autor del blog La Caserna, y que muy pronto comenzará en Pipas de Coco su sección JAPI (Jóvenes aunque parcialmente informados), me ha recomendado hoy la lectura de un artículo en la que se entrevista al periodista brasileño Pepe Escobar, “un analista bastante fino de la cosa geoestratégica”, en la que podremos adquirir un pequeño resumen de “hacia adónde va el mundo, y el por qué de muchos asuntos recientes”.

Es una entrevista extensa, que trata muchos temas, la mayoría relacionados con la batalla del poder militar y económico mundial en la que están inmersos los EEUU y los países que conforman el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La extensión del artículo no debe ser un problema para todos aquellos que quieran entender y comprender, fuera de la semiótica y dogmática de los medios dominantes y alternativos, el por qué de ciertos movimientos bélicos y económicos en zonas como el Norte de África, Asia Central, Sudamérica u Oriente Medio. Pepe Escobar viene a ser un analista que no deja entrever cuáles son sus preferencias políticas, lo que cual es muy de agradecer, y que escribe en un periódico, Asia Times, “porque es verdaderamente independiente y nos respetan por eso. Publicamos opiniones sionistas, tenemos opiniones de extrema derecha, de extrema izquierda, tenemos el centro, tenemos a los iraníes, los paquistaníes, los rusos, los chinos, incluso tenemos un norcoreano que escribe para nosotros. Por lo tanto está todo.”

 

Para atraer su lectura, Javier Montero resume en estos tres puntos clave la importancia de este artículo:

“- Los USA se hunden ante el empuje de los BRIC, sobre todo China y Rusia.

- Para salvar su hegemonía se han aliado con el CCG (cuatro títeres petroleros de Arabia Saudí) y bajo el paraguas de la “Guerra contra el terror”, OTAN incluida, quieren poner un pie en África y otro en Asia (Afganistán, Libia, Irak…..next stop Siria? no fuking way, los BRICs no lo permitirán nunca).

- Los BRICs no son tontos y van a lo suyo: control del gas (hola Irán, soy Rusia), petroleo (Chavez, no te mueras nunca), agua y minerales raros de importancia vital que están (sorpresa) en África y Asia (hey, nos quedamos sin iPod……¿no habrá que bombardear el Congo? pregunto); creación de una canasta de monedas que acaben con la hegemonía del dolar (Gadafi lo intentó…..y ahora esta muerto….ja ja ja)…..etc etc”.

 

Con todo, os dejo con la entrevista a Pepe Escobar realizada por el periodista alemán Lars Schall:

“La competencia por el petróleo, el agua y otros recursos origina conflictos en todo el mundo”

Lars Schall

Consortiumnews

Mientras se intensifica la competencia por el petróleo, el agua y otros recursos, la relación entre las potencias globales se desplaza y origina el trasfondo para una cadena de conflictos de Iraq a Libia. El periodista nacido en Brasil Pepe Escobar, uno de los analistas más perspicaces de estas tendencias es entrevistado por el alemán Lars Schall.

Señor Escobar, en vista de su experiencia en ese terreno, ¿qué destacaría del malentendido crucial existente en el público en general en relación con la denominada “Guerra contra el terror”?

Pepe Escobar: Se trata de una cobertura para un “Choque de civilizaciones” y una guerra fría encubierta que posiblemente se convierta en una guerra caliente entre EE.UU. y sus dos competidores estratégicos, China y Rusia. No podría lanzarse directamente contra ninguno de esos dos miembros del BRICS. [El BRICS es una organización de economías emergentes formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica].

¿Recuerda que antes de la “Guerra contra el terror” y después de la caída del Muro de Berlín los estadounidenses trataban de descubrir quién sería su próximo enemigo? Por lo tanto necesitaban un enemigo externo prefabricado, antes eran la Unión Soviética, la Cortina de Hierro y el mal del comunismo. Después de que el mal fue derrotado por la realpolitik, ¿quién sería el próximo?

Primero pensaron en China, pero dijeron no, no podemos enfrentar a China, es una gran potencia, tiene armas nucleares. Lo mismo se aplica a Rusia, y ahí les iba bien, tenían un títere en el Kremlin, Boris Yeltsin, quien estaba privatizando todo como loco y saqueando los recursos de Rusia en beneficio, hipotéticamente, de corporaciones occidentales. Y entonces llegó Putin y puso todo cabeza abajo.

Por lo tanto la “Guerra contra el terror” era perfecta porque el Islam estaba identificado como el enemigo, y el 11-S no podía haber sido más conveniente porque a lo que ya se había concebido antes contribuyó el elemento Pearl Harbor, que no solo podía influir al público estadounidense, sino también a la opinión pública mundial. Pero oculto en la verdadera agenda de la “Guerra contra el terror” global, que el Pentágono llama “La guerra prolongada” –queriendo decir guerra infinita– está el hecho de que existen dos potencias emergentes que plantean una seria amenaza real para EE.UU.

Rusia, básicamente porque posee armas nucleares. Entonces no pensaban en Rusia como importante exportador de petróleo y gas, fue antes de que [Vladimir] Putin reorganizara Gazprom para que se convirtiera en el más importante factor internacional de petróleo y gas. Y China, a la que entonces, hace diez años, los estadounidenses todavía consideraban sumida en problemas, tal vez habría una revuelta campesina, lo que sea; no pensaban que China era la gran competidora. Y ahora, sin embargo, tiene 3,2 billones [millones de millones] de dólares en reservas extranjeras y bonos del tesoro de EE.UU., etc. (se ríe).

El pretexto perfecto fue el 11-S, pero la guerra por los recursos energéticos en el Golfo Pérsico y Asia Central se intensificó en secreto, y EE.UU. tenía el plan maestro neoconservador que increíblemente se está implementando ahora: desestabilizar ese “Arco de inestabilidad”, acuñado por el Pentágono. Va desde el Magreb por el Norte de África a través de Medio Oriente y directamente a Asia Central pasando por Afganistán/Pakistán –que es la intersección entre Asia Central y el Sur de Asia– hasta la frontera china en Xinjiang.

Por lo tanto tenían que implementar su estrategia, que finalmente se concibió después del 11-S. Es la doctrina de “Dominación de Espectro Completo” del Pentágono, algo de lo que nunca podréis leer en la prensa dominante de EE.UU. ni en la prensa dominante europea. Desde 2002 la “Dominación de Espectro Completo” es la doctrina oficial del Pentágono. Está intrínsecamente ligada a la Seguridad Nacional de EE.UU. –tiene que ser la potencia predominante no solo en tierra, en mar y en el aire sino también en el ciberespacio y en el espacio exterior-. Esa es la esencia de la doctrina de la “Dominación de Espectro Completo”.

[Compare por ejemplo: Jim Garamone (American Forces Press Service): “Joint Vision 2020 Emphazises Full Spectrum Dominance“, publicado el 2 de junio de 2000 en el sitio en la web del Departamento de Defensa de EE.UU. bajo: http://www.defense.gov/news/newsarticle.aspx?id=45289]

Esto se está aplicando ahora después de la “Primavera Árabe”, y es increíble porque nadie habla tampoco al respecto. Todos dijeron al principio ¡Uau! Por fin se “despiertan” los árabes, pero es un término demasiado duro, ya que significa que los árabes estuvieron durmiendo durante los últimos 100 años, lo que no corresponde a la verdad.

“Primavera” tampoco es realmente la palabra correcta. Yo diría que es un proceso de conciencia realzada de las clases trabajadoras en Túnez, en Egipto, en Bahréin y también en otras partes de Medio Oriente. Y luego vino la contrarrevolución, y este proceso de contrarrevolución conduce directamente a la implementación de más pasos de la doctrina de “Dominación de Espectro Completo”.

Podemos volver al tema más adelante, pero lo que trato de decir es básicamente que la contrarrevolución, orquestada por EE.UU. y especialmente por la Casa de Saud, “reinstrumentalizó” lo sucedido en Túnez y Egipto. Desencadenaron la contrarrevolución en el Golfo Pérsico, trataron de sobornar a la dictadura militar de Egipto para mantenerla de esa manera, como dictadura militar (ya dieron 4.000 millones de dólares a la junta de Tantawi, y llega más de Arabia Saudí), y mientras tanto EE.UU. trata de reorganizarse porque repentinamente se ha dado cuenta que está perdiendo terreno, ¿respecto a quién? China y Rusia.

Esto en términos de tratos de petróleo y gas entre China y Rusia, entre Turkmenistán y China, entre todos estos protagonistas y también con Irán, Rusia y China tienen una cooperación muy estrecha con Irán en sus campos de petróleo y gas.

Por lo tanto los estadounidenses dicen: Bueno, ¿cómo reorganizamos todo el asunto? Desde la forma de ver las cosas del Pentágono la “Guerra contra el terror” prácticamente ha terminado para todos los propósitos prácticos. Ahora se vuelve a la “Dominación de Espectro Completo”, hay que controlarlo todo. Esto significa el control del Mar Mediterráneo como lago de la OTAN, que fue lo que implementaron en Libia y ahora tratan de implementar en Siria: controlar el resto de África, enviar tropas a Uganda como hizo Obama hace algunas semanas, que es no solo Uganda sino el corazón de África Central, es Uganda, Sudán del Sur, la República Centroafricana y el Congo, mucho petróleo, muchos minerales, también muchas tierras raras, todas extremadamente preciosas.

Por lo tanto Occidente debe estar presente y EE.UU. tiene que ejercer el control, olvidad a China. Esto significa que se pondrá al día el AFRICOM, el Comando Africano ubicado en Stuttgart, Alemania, y que probablemente estará pronto en Bengasi, Libia.

Estuve hablando con gente de la Unión Europea en Bruselas hace algunos días, unos disidentes inteligentes que no están de acuerdo con lo que están haciendo, y me dijeron confidencialmente: “Mira, va a haber una base militar en Libia. Fue el proyecto desde el comienzo”.

No habrá muchos soldados europeos en el terreno, serán turcos, qataríes, de los EAU, esos mercenarios que son entrenados por Blackwater –ahora Xe– en los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Esa gente será parte de esa base y será la base que la OTAN y AFRICOM deseaban en territorio norteafricano.

Para mí la primera respuesta a su pregunta es la siguiente: La “Guerra contra el terror” fue una diversión que duró más o menos diez años. Ahora incluso el Pentágono, la CIA, el FBI, la Agencia Nacional de Seguridad, el gobierno de Obama, todos dicen bien fuerte: “al Qaida es ineficaz operativamente”, son sus propias palabras.

Prácticamente todos están muertos, aparte de al-Zawahiri y el nuevo sujeto que han nombrado como su comandante militar, pero ni siquiera puedo recordar su nombre, tienen uno nuevo casi cada semana. Todos están muertos, ya no están en Afganistán, tienen unos pocos entrenadores en las áreas tribales, en los “waziristanes”, son ineficaces en el resto del mundo, aunque, por cierto, ahora están en el poder en Trípoli porque han sido utilizados por Occidente. Esos individuos recibieron entrenamiento en un campo militar al norte de Kabul.

Estuve en ese sitio a principios de 2001 y me dijeron que tenían a numerosos libios. Y sí, esos libios fueron los tipos del Grupo de Combate Libio Islámico, LIFG, y recibieron entrenamiento en ese campo al norte de Kabul, era muy fácil llegar al lugar. Así que ahora están en Libia, el comandante militar de Trípoli, Abdelhakim Belhadj, con sus secuaces. Están muy bien armados, muy bien entrenados, no se irán, y Occidente utilizó a esos yihadistas vinculados a al Qaida sin pensarlo dos veces.

¿Diría que al Qaida, que ahora es un fantasma y en los “buenos días” era una fuerza real, fue un instrumento útil para la política exterior de EE.UU.?

Pepe Escobar: ¡Sí! ¡Claro que lo fue! Fue la perfecta excusa porque les dio el pretexto para tratar de implementar la “Dominación de Espectro Completo” dondequiera que podían hacerlo. En Asia Central estuvieron muy activos hasta hace un par de años, durante el gobierno de Bush.

Hay que recordar que en esos días Cheney solía ir a Asia Central cada dos o tres meses. EE.UU. trató de llegar a acuerdos directamente con los kazajos, los turkmenos y especialmente con los azeríes, la elite azerí está muy cercana a los republicanos de EE.UU. Por eso Dick Cheney iba todo el tiempo.

Y su embajador especial, quien todavía trabaja para el gobierno de Obama, Richard Morningstar, es el enviado petrolero de Washington en Asia Central, conoce bien el área, conoce a todos los actores. Los estadounidenses trataron de presionarlos: no lleguéis a acuerdos con Rusia, no lleguéis a acuerdos con China, dejad de lado a Irán y poneos de acuerdo con nosotros. ¿Qué pasa ahora? Hicieron acuerdos con Rusia, hicieron acuerdos con China, no dejaron de lado a Irán y no se pusieron de acuerdo con los estadounidenses (Se ríe).

Usualmente la gente espera que cuando uno inicia una guerra quiere ganarla. ¿Pero no es el caso en Asia Central donde un teatro de guerra perpetua tiene ciertas ventajas para el “complejo militar-petrolero” (como lo llamó el economista James K. Galbraith) frente a China y Rusia? [Para el término “complejo militar-petrolero” comparad James K. Galbraith: "Unbearable Costs of Empire", publicado originalmente por la revista The American Prospect, noviembre de 2002, vuelto a publicar en Third World Travelor.]

Pepe Escobar: Sí, pero el problema es que no saben con quién están tratando. Olvidan los factores culturales; olvidan que los turkmenos, por ejemplo, son muy independientes y prefieren los negocios con gente que habla el mismo lenguaje, que es el ruso. Si el intermediario Medvedev va a Ashgabat a hablar con el presidente Berdimuhamedov en ruso, es mucho más fácil llegar a un acuerdo.

O si los chinos van a Ashgabat, dicen: Ved, construimos todos lo que queráis e incluso construiremos un gasoducto nosotros mismos. Por lo tanto, dadnos un buen precio por vuestro gas y construiremos mañana ese gasoducto de Turkmenistán oriental a China occidental. Y es exactamente lo que hicieron, el gasoducto se inauguró hace dos años. Y lo mismo se aplica a los africanos: no hay condicionamientos, no hay interferencias en la política interna.

Los estadounidenses trataron de hacerlo por un tiempo, como con Uzbekistán y ese sujeto que hierve a su propia gente, Islam Karimov. Tenía un acuerdo muy amplio con el gobierno de Bush, y EE.UU. tuvo una base militar en Karimabad cerca de la frontera afgana durante los años de Bush, que fue muy útil para los estadounidenses, pero después comenzaron a criticar los derechos humanos en Uzbekistán, de modo que ¿qué dijeron los uzbekos? No más base, ¡adiós! Y forman parte de ese gasoducto que va a Turkmenistán a China a través de Uzbekistán. Han cambiado un poco su táctica, pero a fin de cuentas los estadounidenses perdieron su juego.

Ahora los estadounidenses se dieron cuenta de que estaban perdiendo terreno ante Rusia y China en Asia Central, de modo que se reposicionaron en el Golfo Pérsico, en el norte de África y también en el interior de África. Libia será muy útil para nuevas exploraciones de petróleo y gas. Los libios dicen que mantendrán los contratos que tienen con los italianos, existe ese gasoducto del norte de Libia a Sicilia y los embarques a Italia. Pero los nuevos contratos serán para BP y los estadounidenses, no para los chinos y los rusos.

Libia fue, es y será lucrativa para las principales corporaciones energéticas occidentales. En Asia Central su única esperanza es Azerbaiyán, porque allí controlan más o menos el negocio energético, y como he dicho, las elites trabajan básicamente como una satrapía de Washington. Pero el problema es que no pueden controlar Turkmenistán. Han estado presionando a Turkmenistán para construir Nabucco, el gasoducto. Nabucco costará una fortuna, cerca de 20.000 millones de euros, nadie sabe de dónde proviene el dinero, especialmente en una crisis europea.

Los turkmenos dicen que pueden suministrar suficiente gas, pero nadie sabe si realmente tienen esa cantidad, porque están intercambiando gas con Irán, están vendiendo mucho a China, y todavía están vendiendo a través del antiguo gasoducto soviético. Nabucco necesitará mucho gas y nadie sabe si Turkmenistán lo tiene. Y los turkmenos todavía dicen: debéis demostrarnos que tenéis la inversión para el gasoducto, que puede construirse en los próximos tres o cuatro años, para que podamos comprometer nuestras reservas de gas para ese gasoducto.

Pero eso significa que, si Turkmenistán no tiene suficiente gas, los europeos tendrán que encontrarlo en otro sitio, y no podrá ser en Azerbaiyán, a menos que gasten más de 22.000 millones de dólares en nueva inversión.

Por lo tanto, mientras todos están trabados, los rusos construyeron dos gasoductos: North Stream y South Stream. Putin está ganando la guerra contra Nabucco porque comenzó primero y llegó a tratos con gobiernos, con Gerhard Schröder de Alemania para North Stream y con Silvio Berlusconi de Italia para South Stream. Por lo tanto, North y South Stream están ganando contra Nabucco, porque todavía no saben de dónde provendrá el dinero, no saben si tendrán suficiente gas y no saben dónde encontrar el gas si no es en Turkmenistán o en Azerbaiyán.

Turquía también quiere tener mucho gas, más los aranceles de tránsito. Es un lío total. Todo el tiempo leo esos anuncios oficiales de Nabucco, que está basado en Viena, y más o menos cada mes hay una comunicación oficial: va a funcionar, tenemos los 20.000 millones de euros, estará listo en 2017, comenzaremos el próximo año, pero son cosas que hemos estado oyendo durante los últimos cinco años, si no me equivoco.

Otro problema central es el comercio de opio y heroína en Afganistán. ¿Cuáles son sus observaciones respecto a este problema? ¿Quiénes son los principales actores en ese negocio? ¿Y diría que todo el asunto es una vergüenza para Occidente?

Pepe Escobar: Oh, así es. Uno de los principales protagonistas ha sido siempre Ahmed Ali Karzai, hermano de Hamid Karzai. Me encontré con él después del 11-S en Quetta. Siempre vivía en Quetta porque es su base perfecta. Quetta es un sitio fascinante. Diría que es la capital del contrabando de Oriente, y no es poco, porque compite con Hong Kong, en realidad compite con todos, con los rusos, con la mafia ucraniana.

En Quetta encuentras una mafia del transporte, una mafia de la heroína, y desde Quetta comienzan a diversificarse todas esas redes. Hay una red que pasa por el norte de Pakistán y va a Tayikistán, otra se bifurca en Tayikistán y va hacia Asia Central y de Asia Central a Turquía.

Existen esas redes del opio paquistaníes/afganas, y otra red tayika que se dedica básicamente a refinar. Todos saben que es una red de la CIA, y no sabemos con exactitud qué trayectoria sigue. Probablemente sea una trayectoria de Afganistán vía Uzbekistán para llegar a Turquía, probablemente volando desde Uzbekistán. Cada cual tiene su red.

Que yo sepa, las mafias chinas no tienen una red en Afganistán, pero tal vez pronto la tengan. Y éste es el principal problema para Rusia. Cada vez que se habla con funcionarios rusos sobre cuál es el gran negocio en Afganistán, dicen inmediatamente: hay una guerra de la droga contra nosotros, y la fuente es el opio afgano.

Tienen ahora más víctimas en relación con la heroína de las que tuvieron durante los años ochenta con la guerra en Afganistán.

Pepe Escobar: Tiene toda la razón, exactamente. Es uno de los enfoques cruciales de los rusos dentro de la Organización de Cooperación de Shanghái. No se trata solo de mantener las bases estadounidenses fuera de la región, como también quieren los chinos. Es tratar de encontrar una manera de combatir a esas mafias de la droga, del opio. Es un gran problema para Rusia, y también es un gran problema para Irán.

Para Irán debido a los refugiados afganos. Los refugiados afganos se fueron sobre todo a Irán oriental, por lo tanto si se va a Mashhad en Irán oriental, si se va a los suburbios de Mashhad, es el centro de opio, es el centro del contrabando. Atraviesan Afganistán, cruzan a través de Herat, de Herat hacia Mashhad, ahora con muy buenas carreteras, se tarda un máximo de siete horas, y desde Mashhad distribuyen ese opio por todo Irán. También es un inmenso problema de la droga para Irán, e Irán es miembro observador de la Organización de Cooperación de Shanghái, y una de las principales razones para que se haya unido a la SCO es tratar de organizar un mecanismo regional para librar una verdadera guerra de la droga, porque esos países sufren considerablemente debido a ella.

Si es verdad, procesan heroína en Afganistán, no solo cultivan el opio. Y una pregunta que me hago siempre es: ¿quién suministra los productos químicos involucrados en el proceso de fabricación? Me imagino que los afganos no tienen fábricas para producir cloruro de acetilo, ¿o las tienen?

Pepe Escobar: Honestamente, no puedo responder esta pregunta, pero diría que existe ayuda externa, es verdad. En Afganistán no pueden simplemente procesar. De hecho, las refinerías solían estar en Tayikistán o en Pakistán, en Quetta, por ejemplo, o en Dushanbe en Tayikistán. La gente del valle Panjshir que tiene que ver con el tráfico, todo se concentra en Dushanbe, a 40 minutos del norte de Afganistán en helicóptero – y tiene sus propios helicópteros privados. Por lo tanto diría que sí, hay ayuda externa, y entonces, claro está, viene la especulación: ¿será ayuda externa occidental? (Se ríe).

¿Es por casualidad o se puede tener la impresión de que dondequiera que se encuentren recursos energéticos y/o drogas ilícitas (por ejemplo Latinoamérica, Asia Central, Sudeste Asiático), los militares y los servicios de inteligencia de EE.UU. nunca están realmente lejos?

Pepe Escobar: Así es, están por todas partes. Aunque no pueden estar en Suramérica por el momento por lo que está sucediendo en Suramérica desde, diría, 2002. Es un terremoto geopolítico, de hecho, porque los suramericanos decidieron por primera vez en su historia con las elecciones primero de Chávez, y luego de Lula en Brasil en 2002, y entonces en Ecuador, incluso en Uruguay, incluso cuando Kirchner triunfó en Argentina: Bueno, organicémonos ahora que la mayoría de nuestros gobiernos son de centroizquierda o por lo menos nominalmente progresistas.

Pongamos en orden nuestro patio trasero, organicémonos a través de Unasur, por ejemplo, la Unión de países suramericanos, y también el Mercosur, que es una unión comercial. Y tratemos de enfrentar directamente la interferencia estadounidense. Y es lo que está sucediendo. Recordad el golpe fracasado contra Chávez en 2002, que fue directamente organizado por Washington, existe amplia prueba, podéis encontrarla en la web. Eva Golinger, una abogada venezolana-estadounidense, escribió excelentes libros al respecto. Bueno, trataron en 2007 de desestabilizar también Bolivia, el golpe fracasado en Ecuador hace más de un año. ¿Por qué no sigue ocurriendo en Suramérica? Por la unidad política, económica y geopolítica.

Pero no dudéis, si el Pentágono encuentra una posibilidad de volver a interferir directamente en Venezuela, lo hará. El problema es que, ahora hay consejeros rusos en ese país, hay comerciantes chinos en Venezuela, también hay intereses comerciales iraníes. Venezuela no solo comercia con Suramérica y ahora también es miembro del Mercosur, no solo comercia mucho con Brasil y Argentina, etc., sino que también está comerciando con el otro lado del mundo, y con dos de los competidores estratégicos de EE.UU., más su némesis, Irán. Eso explica muchas cosas.

Desde 2002, Suramérica es un gran, gran problema para el Pentágono, y no es sorprendente que esos lunáticos candidatos republicanos hayan dicho en su último debate de política extranjera que Hamás e Hizbulá están por todas partes en Suramérica, que se debe prestar atención a Latinoamérica porque EE.UU. olvida que hay muchos comunistas y terroristas por allá. No es sorprendente.

¿Pero diría que es una coincidencia, esa conexión histórica entre recursos energéticos y drogas ilícitas? Por ejemplo, en la guerra de Vietnam.

Pepe Escobar: Es verdad, con Air America, que no solo defendía a civiles en Laos y Vietnam. Básicamente, claro está, era una operación de contrabando de heroína de la CIA. Pero el caso es que no es necesariamente así. Mencionaría a Colombia, un caso completamente diferente. Colombia era un caso de cárteles autóctonos, estaban luchando entre ellos para ver quién tendría el monopolio de la exportación de cocaína a EE.UU. Yo diría que había pocos intereses estadounidenses en ese caso, la venta de equipamiento y armas, sí, pero los estadounidenses no estuvieron en la primera línea en la batalla contra los carteles.

Los cárteles se repartieron por todas partes cuando se fragmentaron. Así que ahora, durante los últimos tres o cuatro años, los que controlan la distribución de cocaína en Suramérica son los peruanos. Ya no son los colombianos.

Se fueron, por ejemplo, a Brasil como centro de refinería y centro de exportación. Yo diría, por ejemplo, que cada semana hay una importante captura de coca en el Aeropuerto Internacional de Sao Paulo. De modo que si se multiplica eso por lo que en realidad pasa sin que se detecte, es sorprendente. Ahora el aeropuerto de Sao Paulo es una de las grandes rutas de envío de cocaína a Norteamérica, o también a Europa. Otrora solía ser heroína proveniente de Asia Central vía Europa que también aterrizaba en Brasil. Era divertido: hubo un tiempo durante los años ochenta, recuerdo, cuando había una conexión italiana: llevaban heroína de Milán a Sao Paulo, y llevaban cocaína de Sao Paulo a Milán. (Se ríe.) Fue hace casi treinta años.

En el caso colombiano es muy diferente. No existe una relación directa entre las drogas y la energía. También en Venezuela: el único negocio que vale es la energía, es una batalla por la energía. Hugo Chávez, no importa lo que penséis sobre su persona, fue muy astuto, porque: Bueno, mi camino es hacer acuerdos con otros socios. De modo que llegaron a un inmenso acuerdo con China, y ahora son uno de los principales proveedores de petróleo de ese país.

Pronto estará vendiendo un millón de barriles de petróleo diarios a China y podrían ser fácilmente dos millones si los chinos invierten en la región del Orinoco, explotando los nuevos yacimientos. Y lo harán, no es una prioridad ahora mismo, porque por el momento los chinos están concentrados en Siberia, Asia Central y África. Pero todavía tienen ese Plan C o Plan D, que es Venezuela.

¿Cuentan también con Brasil como exportador de petróleo?

Pepe Escobar: Definitivamente, porque los depósitos ‘pre-sal’ en Brasil, es en los hechos una especie de ventaja a medias. Petrobras está considerada en todo el mundo como una de las compañías petroleras nacionales más competentes. El problema es que tiene que desarrollar la tecnología específica para perforar esa capa de sal para extraer el petróleo. Es una operación extremadamente compleja y extremadamente costosa. Dicen que comenzarán en 2017. Lo dudo.

La última cifra que vi sobre la inversión necesaria, fue hace algunos meses. Hablaban de entre 220.000 y 240.000 millones de dólares de inversión durante los próximos años para comenzar a extraer petróleo de la capa ‘pre-sal’. Todos quieren participar. Chevron ya está presente. Exxon Mobil, Gazprom quieren estarlo, y por cierto los chinos. Y estoy seguro de que cuando los brasileños comiencen a preparar licitaciones, los chinos estarán en la primera línea con todas sus compañías: CNPC, CNOOC, todas ellas.

Pero evidentemente es un proyecto a largo plazo para los chinos, porque según una evaluación realista no va a haber petróleo de la capa ‘pre-sal’ antes de 2019/2020, por lo tanto los chinos están pensando en el futuro.

Oímos hablar mucho del BRICS. ¿Diría que no pasa de ser un nombre bonito dado por Goldman Sachs o hay algo más, una estrategia global, algo semejante?

Pepe Escobar: Todavía no tienen una estrategia global. Solo era un nombre bonito en 2001/2002. Ya no, porque ahora se reúnen regularmente, no solo una reunión oficial por año, sino que sus ministros de Exteriores se reúnen, sus viceministros de Exteriores se reúnen como lo hicieron, en realidad, en San Petersburgo hace poco. Sus intereses son más o menos los mismos en términos de: que Rusia y China mantengan a EE.UU. fuera de su patio trasero, que es básicamente Asia Central y las ex repúblicas soviéticas.

A Brasil le interesa mantener en lo humanamente posible a los estadounidenses fuera de Suramérica, considerando que las relaciones entre Brasil y EE.UU. son muy, muy estrechas, y que EE.UU. todavía ve a Brasil como un aliado clave en Latinoamérica. Es un juego de política exterior muy complicado entre Brasil y EE.UU.

En cuanto a India, también quiere estar en el mismo grupo de países emergentes, pero sin enfrentarse demasiado a EE.UU., por lo tanto también tiene un juego difícil. Sudáfrica se incluyó básicamente para poder tener un alcance continental, para que estuvieran representados tres continentes.

Yo diría que desde el punto de vista del BRICS, y en realidad lo discutieron en Brasilia hace más de un año, el quinto BRIC sería Turquía, por lo tanto sería realmente BRICT, pero en el último minuto decidieron incluir a Sudáfrica, porque dijeron: también necesitamos la mayor economía de África, y porque Brasil y Sudáfrica e India comenzaron a comerciar mucho más entre ellos durante los últimos 4 años que en los últimos 400. Brasil y Sudáfrica se están integrando fuertemente, y Sudáfrica es el puente entre Brasil e India.

Por lo tanto sería conveniente para estos tres protagonistas. Pero pronto el BRICS podría incluir, digo “podría” porque comenzaron discusiones pero todavía no saben cómo hacerlo como un mecanismo formal, a Turquía, Indonesia y Corea del Sur, que son candidatos naturales, no cabe duda. Dos en Asia y uno en Medio Oriente, la intersección entre Europa y Asia.

Comenzaron entonces a hablar de más integración en sus economías, intercambios culturales, y todos esos bla-bla-bla… Ahora piensan: Bueno, tenemos que dar con el puño en la mesa geopolíticamente, aunque sea muy suavemente al principio. Y por eso comenzó en Libia, se abstuvieron en la votación de la Resolución 1973 de la ONU, lo que ya fue un gran paso. Fueron ligeramente condenados por los europeos y los estadounidenses por haberlo hecho. Pero dijeron, todavía no es una línea roja, es una línea muy, muy amarilla. No nos podemos permitir enfrentarnos a los estadounidenses en este momento.

Y entonces llegó la última propuesta de una votación del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria, y los BRICS dijeron de inmediato: De ninguna manera, ésta es la línea roja. Por muchas razones, porque Rusia y China tienen muy buenos acuerdos con Siria. Brasil y Siria están muy cercanos. Hay millones de sirios viviendo en Brasil y sirios-libaneses que viven en Brasil, de modo que los brasileños los llaman sirios-libaneses, la mayoría de la gente en Brasil no puede distinguirlos, porque comenzaron a llegar en los años veinte, en los años treinta, y también después de la Segunda Guerra Mundial. Están muy bien integrados en la sociedad brasileña, y hay muchos acuerdos comerciales entre Brasil y Siria. Son algunos de los motivos por los cuales también tienen una posición común sobre este tema.

En cuanto a Sudáfrica, es evidente. La primera vez votaron por la resolución de la ONU. Fueron presionados por Obama. Obama llamó al presidente Zuma, estuvieron hablando por teléfono durante unas dos horas y Obama dijo: Mire, tiene que votar por nosotros, de otra manera va a tener problemas. Por lo tanto Zuma votó contra su voluntad. Y después formó parte de la delegación de la Unión Africana para organizar un acuerdo de paz entre los rebeldes y Gadafi. Y el régimen de Gadafi dijo que sí, los rebeldes dijeron que no. ¿Por qué? Porque la OTAN les dijo que dijeran que no.

Por lo tanto Sudáfrica también tuvo sus motivos. Siria es la línea roja. Por lo tanto ahora comienzan a organizar su enfoque geopolítico frente al Occidente atlantista de una manera mucho más coordinada. Y en términos económicos están presionando al FMI para que dé más derechos de voto a Brasil y China.

Hay tres individuos como directores regionales en el FMI, y los chinos y los brasileños han estado diciendo durante años: necesitamos más directores y necesitamos más derechos de voto. Eso formó parte de la discusión, recordad cuando el ministro de Finanzas brasileño dijo: Mirad, tal vez podemos diseñar un mecanismo para ayudar a las economías europeas en dificultades. Esa fue su manera de decir: El asunto va al FMI, queremos estar ahí, queremos más derechos de voto, y luego decidimos si podemos ayudar o no, pero tiene que ser dentro del mecanismo del FMI.

Sí, definitivamente se están coordinando mucho más que antes, diría hace dos años. Pronto BRICS va a ser BRICTS, BRICTIISS, un BRIC expandido. Pero ahora está configurado como una contrapotencia en términos geopolíticos, en términos de atractivo para el mundo en desarrollo, porque el atractivo del BRICS para el Movimiento de No Alineados (NAM), por ejemplo, para otros países en Suramérica, para numerosos países en Medio Oriente, para muchos países en el Sudeste Asiático es inmenso en comparación con el de una OTAN/EE.UU. atlantista, que es básicamente lo mismo porque EE.UU. controla la OTAN.

La OTAN está alineada con las monarquías más ultra-reaccionarias y represivas del Golfo Pérsico. Una realineación en el tablero de ajedrez es ahora algo muy delicado porque ahora esos países, especialmente Qatar y los Emiratos, son subsecciones de la OTAN. En uno de mis artículos aventuré recientemente la posibilidad de hablar pronto de una OTANCCG, o de CCGOTAN. CCG, Consejo de Cooperación del Golfo, usualmente lo llamo Club Contrarrevolucionario del Golfo, porque eso es lo que es en realidad.

Por lo tanto la fusión entre la OTAN y el CCG es total. Y si incluimos la fusión entre el complejo militar-industrial en EE.UU. y el sistema de defensa saudí que también es total, podemos decir que el Pentágono y el CCG son lo mismo.

Y el BRICS lo ve y para algunos de ellos es extremadamente complicado. Para China, por ejemplo, porque Arabia Saudí sigue siendo su principal proveedor de petróleo. Por el momento Arabia Saudí supera a Angola. Venezuela ya se encuentra entre los primeros cinco. Libia no estaba entre los primeros cinco, por eso dijeron: Bueno, no ahora, tal vez después. Pero cómo organizan la relación entre Pekin y Riad, porque ven que Riad está totalmente alineada con la agenda del Pentágono, y al mismo tiempo dependen de su petróleo, y eso explica, entre muchas otras cosas, por qué los chinos están tan ansiosos de depender cada vez menos de petróleo de Medio Oriente.

Esto significa más acuerdos con Irán. Mi opinión, más o menos informada, es que pronto los chinos van a ir a Irán y dirán: ¿Cuánto dinero necesitáis para modernizar totalmente vuestras instalaciones de petróleo y gas? Aquí lo tenéis, pero tratad con nosotros.

Esto explica el oleoducto de Turkmenistán a China, esto explica los dos oleoductos de Siberia a China, y esto explica a China en Angola y también en África Central, y esto explicará que China vaya a Brasil lo más pronto posible, y diga: ¿Cuánto dinero queréis? La relación saudí-china es muy complicada para Pekín, y eso significa, por el momento, que no pueden enfrentarse en nada a Arabia Saudí.

En relación con el BRICS, ¿presta atención al hecho de que los bancos centrales de Rusia, China e India, y también los bancos centrales suramericanos estén comprando oro en grande?

Pepe Escobar: Oh, ¡sí! Por el momento están comprando oro, y tienen en reserva el Plan B, que es un canasto de monedas en términos de un sistema monetario internacional. Los rusos y los chinos lo quieren, los brasileños también lo quieren. Probablemente incluiría al dólar, el euro, el yuan, tal vez el rublo, tal vez también el real, tal vez el yen, pero los japoneses no forman parte de esa conversación y por el momento, por cierto, se compra oro, incluidos los que no están en este circuito, pero están conectados al circuito, como Venezuela. Hay que recordar que Venezuela ha estado repatriando todo el oro que tenían en bancos europeos, el primer embarque ya llegó a Caracas.

¿Piensa que podría haber algún tipo de conexión entre el precio del petróleo y el oro en el futuro?

Pepe Escobar: No lo sé, Lars, respuesta honesta. ¿Sabe por qué? Yo diría que depende de una iniciativa conectada con dejar de lado el petrodólar. Y esta iniciativa ya comenzó hace algunos años. Irán quiere hacerlo rápidamente, como ayer. Rusia ya dijo: Sí, lo queremos. Venezuela ya dijo que sí en Latinoamérica. Pero pienso que ésta es la opción nuclear. ¿Puede imaginar el día en el que los principales productores de petróleo dentro de OPEP digan: Ya no va a haber el petrodólar, van a ser nuestras propias divisas o va a ser un canasto de monedas? Sería básicamente el final de la hegemonía estadounidense para siempre.

Todo el país arderá, básicamente.

Pepe Escobar: Exactamente. Lo veo como la opción nuclear. Hace algunos años, cuando Irán estaba estableciendo la bolsa energética lo hizo, realmente ya existe.

Desde 2008. [Bolsa del petróleo abre en Kish, Fars News Agency, 18 de febrero de 2008]

Pepe Escobar: Recuerdo que en 2005, entrevisté al tipo a cargo de establecer esa bolsa en Teherán. Tuvimos una conversación fantástica y luego me metí en una gran disputa con el editor de entonces de Asia Times, porque dijo: Si publicamos esto, mañana los estadounidenses bombardearán nuestra sede.

Los iraníes dijeron: Este es nuestro primer paso para incitar a la gente a que comience a hacer contratos de petróleo con nosotros en nuestra bolsa y no en Nueva York o en Londres. Y entonces le dije: “Sabréis lo que estáis haciendo cuando esto comience. Vais a ser bombardeados por EE.UU. al día siguiente”, Dijo: “Sí, conocemos los riesgos. Pero el individuo que lo estaba implementando para nosotros es en realidad un ex negociante en Londres”. Era un negocio muy complicado.

Después de mi entrevista, tardaron tres años, como usted dijo; solo lo establecieron en 2008. Es una bolsa muy pequeña, pero desde el punto de vista de los iraníes solo es el comienzo. Les gusta esa bolsa. Comenzaron primero con petroquímicos. Comenzaron a negociar con petroquímicos, petróleo y gas para el futuro y estaban especialmente interesados en atraer a compradores del mundo en desarrollo, más Rusia y China, de modo que pudieran comprar productos energéticos iraníes directamente en Irán. Estoy seguro de que a Rusia y China también les gustó la idea, pero por el momento es un embrión de algo mucho mayor que vendrá más adelante.

Usted habla del “Gran Juego 2.0” en Asia Central / del “Ductistán” del Gran Medio Oriente. ¿Es una ventaja estar familiarizado con el buen Halford Mackinder (un geógrafo británico al que se le acredita haber sido padre de la geopolítica) en “Ductistán”?

Pepe Escobar: No, la cosa es que los que están familiarizados con Mackinder son la gente de Brzeziński y los de las agencias de seguridad nacional en Washington. Piensan que pueden aplicar Mackinder y ganar. (Se ríe.) Los rusos y los chinos dirían: No en nuestra región, muchachos, aquí es diferente. Tenemos los recursos. Rusia es una potencia continental. China es un reino y un civilización per se; no admitimos la interferencia extranjera, nunca llegaréis a controlar nuestra parte de Eurasia, podéis controlar la parte europea de Eurasia, pero eso se detiene en el Bósforo.

A la derecha del Bósforo, Turquía tiene ambiciones regionales, Irán tiene ambiciones regionales, nosotros tenemos nuestras ex repúblicas soviéticas, que todavía vemos como nuestros satélites. El Sudeste Asiático está ahora vinculado a China en términos de comercio y yo diría que partes del Sudeste Asiático se están convirtiendo en los hechos en una subsección de China.

Hay que recordar que durante el “Milagro Asiático”, cuando el Banco Mundial lanzó ese famoso libro en 1993: “El milagro asiático”, Japón fue el líder de la banda y luego los otros cuatro tigres iban detrás, luego los mini-tigres, y China iba muy atrás, y ahora en 2011 todo el asunto está al revés, porque China es el ganso descomunal, y luego tenemos a todos esos mini-gansos detrás de China que tratan de mantener el ritmo y también de hacer negocios, porque la diáspora china en todos esos países es esencial.

Controla la mayor parte de la economía en Indonesia, la mayor parte de la economía de Tailandia, matrimonios mixtos tailandeses-chinos, controla la mayor parte de la economía de Filipinas, gran parte de la economía de Malasia, toda la economía de Singapur. ¿Tigres? No realmente. Mini-gansos. Todo el asunto está patas arriba.

Por lo tanto no veo que se esté aplicando a Mackinder. Lo pensaron durante el gobierno de Bush, por su arrogancia, y porque dijeron, recuerde, lo decían prácticamente a diario: Creamos nuestra propia realidad, y entonces todos vosotros en el resto del mundo tendréis que mantener el ritmo. Pensaron que podían implementar su nuevo gran juego de estrategia en Asia Central construyendo ese gasoducto en Afganistán, finalmente, el TAPI – Turkmenistán, Afganistán, Pakistán, India, dejando de lado a Irán y a Rusia y China.

Pensaron que podían obligar a los turkmenos a vender gas a compañías occidentales y no a China o a vincularse a la red de gasoductos rusos. Todavía estaban borrachos con su éxito en el BTC, el oleoducto Baku-Tbilisi-Ceyhan, diciendo que era el comienzo de muchos otros “ductos” que evitarían Irán.

Pero eso fue al principio del gobierno de Bush hasta 2003/2004 después del “éxito” de la guerra de Iraq. Ahora, solo unos años después, como decíamos anteriormente, no ganaron nada. De hecho, la Organización de Cooperación de Shanghái, que es un mecanismo que se opone a la proliferación de las iniciativas estadounidenses en Asia Central, se fortalece cada vez más.

En términos de acuerdos energéticos, Rusia, Irán, China, Turkmenistán, negocian todos entre sí. Obviamente hay espacio con Europa, pero no pueden tratar con Europa en el caso de Irán debido a las sanciones, y en el caso de Turkmenistán porque para construir un gasoducto como Nabucco, más de 20.000 millones de euros, no es factible. Para daros una idea: BTC costó 4.500 millones de dólares en su época, y en esos días todos decían: es ridículo construir un oleoducto semejante cuando podríamos haber tenido una ruta más corta desde Irán que probablemente cuesta diez veces menos. Lo construyeron a pesar de todo. Ahora cuesta un 500% más que BTC.

Por lo tanto los estadounidenses no ganan nada. De hecho, en Afganistán están lanzando piedras contra su propio tejado, porque ahora se han enfrentado no solo a Pakistán cuando comenzaron a bombardear el país durante los últimos años con la guerra de los drones; también a los propios afganos, que estaban realmente dispuestos a llegar a un acuerdo con los estadounidenses. Los líderes tribales incluso decían que se hablara con los estadounidenses sobre qué tipo de complejo de bases deseaban después de su retirada en 2014. Estaban dispuestos a discutirlo.

Ahora olvidadlo, porque Pakistán ya no quiere discutir el tema, están hartos, Pakistán y China se acercan cada vez más y los chinos van a explotar esa riña entre Washington e Islamabad. En Afganistán será un lío total, no quieren bases estadounidenses, estoy seguro, después de 2014, de modo que el Pentágono tiene que imponer esas bases a los controles afganos. Todavía tampoco conocemos la hoja de ruta de esto. Por lo tanto, si esto se analiza en términos de éxitos del nuevo gran juego al estilo estadounidense en Eurasia en los últimos cuatro o cinco años, no hay mucho que mostrar. (Se ríe.)

Si se planteara la pregunta: “¿Por qué ocurren las guerras?”?, ¿diría que el hecho de que los banqueros se encuentran arriba en la lista de los beneficiarios de las guerras es parte importante de la respuesta? Hasta ahora, por ejemplo.

[Editor: Para antecedentes, vea J.S. Kim: “Inside The Illusory Empire Of The Banking Commodity Con Game“, publicado en The Underground Investor el 19 de octubre de 2010: “La Reserva Federal de EE.UU. crea dinero para financiar la guerra y lo presta al gobierno de EE.UU. El gobierno de EE.UU., por su parte, debe pagar intereses por el dinero que pide prestado al Banco Central para financiar la guerra. Mientras mayores sean las apropiaciones para la guerra, mayores serán los beneficios de los banqueros”].

Pepe Escobar: Estoy de acuerdo si hubo muchas apropiaciones para la guerra, si el saqueo es propicio. En Iraq no sucedió. El botín en Iraq debía ser supuestamente el petróleo que pagaría no solo por la guerra, sino por el suministro de petróleo de EE.UU. para algo como los 1.000 años siguientes, el nuevo Imperio Estadounidense basado en el petróleo iraquí. No funcionó.

Lo que sucedió en Iraq fue una fascinante lección histórica. Los neoconservadores pensaron al principio, obviamente, porque no sabían absolutamente nada sobre Medio Oriente, ni siquiera viajan, ni siquiera van al lugar, pensaron: Bueno, no nos va a costar casi nada, haremos que los iraquíes paguen más tarde por todo el asunto, y entonces cuando venga el petróleo, lo habremos logrado. Recuerde lo que solían decir: Somos la nueva OPEP, eso fue a finales de 2002/2003.

No resultó. Ahora tenemos una diferente, digamos, variante del modelo, que usted acaba de explicar: guerras pagadas por potencias extranjeras. China financia las guerras en Iraq, Afganistán, parte de la guerra en Libia, no costó mucho, pero en todo caso, sigue siendo la guerra en Libia, la guerra en Somalia, la guerra en Yemen, la próxima guerra en Uganda o en Sudán que EE.UU. decida comenzar. Se financia básicamente con la compra de bonos del Tesoro de EE.UU. por parte de China. Es una variante del modelo.

En un artículo para Al Yazira usted citó una vez un estudio relacionado con el coste de la guerra contra el terror, publicado por el proyecto Eisenhower de la Universidad Brown. [Pepe Escobar: “Why the US won't leave Afghanistan”, publicado por Al Jazeera el 12 de julio de 2011] ¿Recuerda?

Pepe Escobar: Sí, lo recuerdo.

¿Y los costes fueron 4.000 millones de dólares?

Pepe Escobar: Sí, dependiendo de las variables, dependiendo de los costes médicos de los veteranos heridos en EE.UU., que aumentan y continúan eternamente, porque todavía tienen que pagar pensiones a toda esa gente, podría ser entre cuatro y seis billones [millones de millones] de dólares. ¿Qué ha conseguido hasta ahora EE.UU. a cambio de esos cuatro o seis billones de dólares? Podemos decir que hasta ahora solo consiguieron Libia, que no constituye exactamente una prioridad para ellos.

Fue parte del plan original de los neoconservadores, comienza con Iraq, después el Líbano, Siria, especialmente Irán. Por el momento lo único que obtienen es Libia. Por eso Siria es tan importante, porque Siria es el camino hacia Irán, y sigue siendo lo mismo que los neoconservadores dijeron en 2002, y sigue siendo parte de la doctrina de la Dominación de Espectro Completo. Siempre volvemos a los mismos temas, porque esos temas son la base de lo que vemos actualmente.

¿Piensa que la guerra de Libia puede ser considerada una Guerra por Recursos, no solo en relación con el petróleo y tal vez la moneda en oro que quería emitir Gadafi, sino también en relación con el proyecto del Gran Río Hecho por el Hombre?

Pepe Escobar: Iba a decir eso, Lars, en todo caso ya es una guerra del agua. Hace algunos meses iba a escribir una larga historia sobre las futuras guerras del agua, no, no son futuras, ya existen. Es la primera gran guerra del agua, si lo pensamos. Va a haber muchas guerras del agua en Medio Oriente, el sur de Turquía, Israel-Palestina, pero ésta es grande debido al proyecto del Gran Río Hecho por el Hombre, más de 20.000 millones de dólares financiados por el gobierno libio, por Gadafi, con la participación de mucha experticia canadiense.

Y sin dinero del Fondo Monetario Internacional…

Pepe Escobar: ¡Especialmente eso! Ningún dinero del FMI y de todos esos artilugios del Banco Mundial cuando hay que seguir pagando intereses hasta que uno muere tres veces. Lo construyeron solos, importaron la tecnología que necesitaban y construyeron un sistema de acueducto indígena subterráneo en el desierto meridional para llevar agua a la línea costera en Libia. Es absolutamente fantástico porque tienen una reserva de agua fresca en el desierto meridional que durará, según los mejores cálculos, mil años. Mil años de agua fresca.

Imagine, el proyecto ni siquiera se ha completado, pienso que se ha hecho un 80%. Obviamente, las tres principales compañías de agua del mundo son francesas, y a mi juicio esto explica un 99% de la justificación francesa para la guerra. Quieren privatizar esos mil años de agua fresca y venderla a todo el planeta. Y luego tenemos a Sarkozy y los intereses del complejo industrial-militar de Francia, necesitamos más gas y petróleo para Total, que siempre se quejaba de que quiso la mayor parte de las exportaciones energéticas de Libia.

Hay una alianza de los qataríes, del complejo industrial-militar de Francia y de Sarkozy, que es básicamente un lacayo de esa gente, y los qataríes querían estar involucrados en el comercio del Norte de África. Los intereses de la OTAN y de AFRICOM en el establecimiento de una cabeza de puente. Había tantos intereses. Gadafi no pudo ganar desde el principio por todos esos intereses en el eje Pentágono, OTAN, países europeos clave como Francia e Inglaterra, y las monarquías de Qatar, de los Emiratos Árabes Unidos, y también la Casa de Saud, que quería derrocar a Gadafi porque había mala onda entre el rey Abdullah y Gadafi desde 2002, antes de la invasión de Iraq.

No fue posible que Gadafi lo enfrentara, había demasiados intereses poderosos involucrados, querían renegociar los contratos, querían que los nuevos contratos de petróleo y gas fueron solo para compañías europeas y estadounidenses, tal vez compañías turcas, pero no para países del BRICS, y Gadafi, fue entrevistado por periodistas dos o tres días antes de la aprobación de la resolución, y dijo explícitamente: si nos atacáis, los próximos contratos irán a los países del BRIC, y por lo tanto le atacaron tres días después. (Se ríe.) Absolutamente obvio.

Y lo que ha mencionado también es muy importante: el dinar de oro, porque el dinar de oro podría haber sido una moneda africana, podría haber financiado proyectos de desarrollo en África subsahariana; siempre lo hacía, financiaba numerosos proyectos en los países subsaharianos, y dejaba de lado por completo el sistema de Bretton Woods y desde el punto de vista de Washington, del Banco de Pagos Internacionales, y de toda su pandilla, es algo imposible, absolutamente imposible. Y recuerde cuando Sadam comenzó a vender petróleo en euros en Iraq a fines de 2002. También fue una razón importante para la invasión.

¿Piensa que fue bueno que los “rebeldes” de Bengasi hayan establecido un banco central que está ligado con bancos centrales occidentales?

Pepe Escobar: Es lo que querían. En los hechos, esa gente del Consejo Nacional de Transición es un montón de tipos sospechosos, oportunistas, ex funcionarios de Gadafi, islamistas vinculados a al Qaida de Cirenaica, exiliados que vivían en Virginia, ¡vamos! Es un trágico chiste sangriento, de hecho. Y por cierto, desde el comienzo, tuvieron una conexión qatarí: uno de los consejeros de Sheika Moza, la esposa del emir de Qatar, fue el lazo entre Qatar y el Consejo Nacional de Transición.

¿Por qué entonces Qatar consiguió ese banco central independiente basado en Bengasi? Obviamente, la influencia qatarí se está expandiendo y por eso querían ingresar al sistema financiero y comercial en el Norte de África. Qatar es un mini imperio en rápida expansión. Es muy, muy impresionante. Recuerdo Doha hace diez años. Era un lugar atrasado. Lo recuerdo muy bien. Yo solía ir a Iraq vía Qatar. Lo vi crecer de año en año, y ahora cuando se llega a Doha, uno piensa que ya está en un mini Hong Kong.

Y sus tentáculos están por doquier: en Europa, en EE.UU., en Medio Oriente, desde luego, y también en el norte de África. Comercian considerablemente con Asia, ahora tienen a Brasil en la mira. Es muy impresionante. Y su iniciativa en el norte de África fue muy astuta, porque ahora están localizados en el norte de África y, como esperan, el resto de África: Queremos comercia con todos, tenemos un excelente sistema bancario, vendemos gas a cualquiera que desee comprarlo. Un mini imperio en formación.

¿Qué debemos esperar en el próximo año en relación con Siria e Irán? ¿Son aliados, verdad?

Pepe Escobar: Sí. Bueno, es la pregunta del billón. Yo iría a Irán en cuanto pudiera. El problema es conseguir una visa de prensa para Irán. Después del Movimiento Verde en 2009 es muy difícil. Se necesita una visa de prensa para ir a Irán porque si se quiere hablar con el Cuerpo de Guardias Revolucionarios de Irán (IRGC), por ejemplo, o con funcionarios, gente del gobierno, se necesita ese tipo de visa. Voy a tratar de nuevo, exactamente para obtener el punto de vista de esa gente, y hablo especialmente de los comandantes del IRGC, la gente en la industria petrolera y, claro está, a fin de hablar con teheraníes de a pie, algo que siempre ha sido un placer para mí.

En el norte de Teherán, se pensaría que se está en California. En el sur de Teherán, se sabe que uno está en el corazón duro de Medio Oriente. Hay dos universos en una ciudad, y el espectro de opiniones que uno obtiene con solo un viaje en taxi de cuarenta minutos, es absolutamente extraordinario. Se ve a gente que quisiera matar a Rafsanjani en cuanto lo vea, a gente que defiende estrictamente a los ayatolás; se encuentra a gente que dice: sin el Movimiento Verde estamos perdidos. Es un universo per se.

Y los ecos que recibo de mis amigos que viven allá o de iraníes que me mandan muchas cosas es: la gente consume, vive su vida, hay mucha inflación, los precios han aumentado sustancialmente, pero quiere salir, tratar de comprar un iPad contrabandeado de China, quiere tener un coche europeo nuevo que sea asequible, quiere seguir comiendo carne, lo que es muy divertido, porque la carne brasileña que importan es más barata que la carne producida en Irán. ¡Imagíneselo! Ese tipo de cosas.

Y al mismo tiempo, saben que se prepara algo. Podría ser un ataque israelí, podría ser un ataque estadounidense-israelí, podría ser un ataque solo a las instalaciones nucleares, pero mucha gente teme un ataque a la infraestructura civil. Siempre dicen: Mire lo que pasó en Iraq. Atacaron edificios civiles, sí, es verdad, lo vi yo mismo.

La gente espera lo peor. Trata de guardar la compostura, pero inmediatamente reconoce que hay una lucha por el poder dentro del régimen entre la facción de Ahmadineyad y la facción de la línea ultra dura de los guardias revolucionarios, que se opone a Ahmadineyad porque quiere alguna especie de compromiso con Occidente. Los del IRGC quieren confrontación.

Es muy peligroso. ¿Por qué? Porque el supremo líder, Ayatolá Jamenei, apoya esa facción contra Ahmadineyad. Quiere que Irán sea respetado por lo que es, y podemos suponer que apoya esa confrontación. Es extremadamente peligroso, porque podemos tener un incidente que sea el casus belli para un ataque, un ataque israelí-anglo-estadounidense, digámoslo de esa manera.

La gente es totalmente consciente de esto, y tiene mucho miedo de esa lucha por el poder en la cabeza del régimen. Al mismo tiempo, el próximo año habrá elecciones parlamentarias, y va a haber una elección presidencial en 2013, en la cual el favorito, por lo menos por el momento, es Larijani, que es un ex negociador nuclear y estrecho amigo y protegido de Jamenei. Esto significa que los partidarios de la línea dura controlan el poder y el control, y por increíble que pueda parecer, Ahmadineyad está por el momento más o menos aislado, y es considerado por esos partidarios de la línea dura como un apaciguador frente a Occidente.

Por lo tanto la situación interna dentro de Irán es extremadamente preocupante. Y saben lo que podría suceder en Siria, y saben que Siria es el atajo para atacarlos. Pero al mismo tiempo los partidarios de la línea dura no esperan solo un ataque contra Siria. En los hechos dicen: Tal vez ni siquiera utilicen el atajo, tal vez nos ataquen directamente. Por lo tanto también se preparan para eso. Todo es muy preocupante.

¿Percibe un ambiente similar en Israel?

Pepe Escobar: No sé. Tengo muchos amigos judíos en Suramérica, en EE.UU. y en Europa; van y vienen a Israel y cuando vuelven dicen: Mira, la gente está perdida en Israel, no sabe cómo encarar la Primavera Árabe, el régimen no sabe cómo encarar la Primavera Árabe, ni siquiera sabe cómo encarar la no-primavera en Siria, porque teme que lo que venga sea todavía peor, como un gobierno antagonista de la Hermandad Musulmana en Damasco. Lo que es intolerable para Israel.

Prefieren enfrentar al diablo que conocen, que es un diablo ineficaz, el régimen de Assad. Existe un movimiento de la sociedad civil muy fuerte en Israel, contra la corrupción, la inflación y los crecientes costes de la vida, son contrarios a la guerra y también contrarios al gobierno.

Y luego tenemos un gobierno que es un rehén de ese lobby de los colonos, absolutamente repugnante. La extrema derecha, los inmigrantes ucranianos de Lieberman, es horrible, porque la izquierda progresista en Israel, se les lee en la prensa israelí de vez en cuando, pero han sido marginados, porque AIPAC controla el discurso.

Si se escucha la radio, se lee la prensa dominante, se miran las redes, es como un comunicado de prensa de AIPAC tras el otro. No se ve a progresistas judíos que digan: es una locura lo que estamos haciendo, tenemos que sentarnos y hablar de Palestina, sentarnos y hablar de las Alturas del Golán, sobre Irán. Es una posición minoritaria.

Mientras la mayoría está apoyada por los evangélicos y los cristianos vueltos a nacer en EE.UU. que creen en el Apocalipsis.

Pepe Escobar: Exactamente. Está la mayoría del establishment que quiere un Eretz Israel, un gran Israel, y los dementes religiosos que dicen: Bueno, la mejor manera de [apresurar] el Apocalipsis es una guerra contra nuestros vecinos.

Los locos dirigen el manicomio.

Pepe Escobar: Sí, es una locura. Yo diría que desde el comienzo de la Primavera Árabe 2011 fue el año en el que los locos se hicieron totalmente cargo del manicomio. Y por eso 2012 podría ser un año tan realmente terrible, pienso, para todos los que están en ese arco: Norte de África, Medio Oriente y Asia Central. En Asia Central básicamente Af/Pak, porque la situación en Af/Pak tiende a ponerse peor muy rápidamente.

¿Qué piensa del reciente ataque de las tropas de la OTAN en Pakistán? [Vea 'Mistakes made': Pentagon 'regrets' slaughter of 24 Pakistani troops“, publicado en Russia Today el 22 de diciembre de 2011]

Pepe Escobar: Es un asunto muy complejo, porque tal vez haya un motivo oculto para ello, y todavía no sabemos cuál podría ser. Podría ser que algunos paquistaníes lo provocaron, podría ser que la propia OTAN lo provocó para tener una excusa mejor para aumentar la campaña de satanización de Pakistán, tratar de provocar un golpe militar, para que las facciones dentro de las fuerzas armadas paquistaníes que son más pro estadounidenses se pongan a la cabeza. Todavía es muy confuso.

Pero hay algo detrás de este ataque que no tiene sentido: La OTAN sabe dónde están todos los puntos de control paquistaníes en las áreas tribales, tienen los mapas y las coordenadas, simplemente no pueden bombardear un punto de control militar paquistaní, porque saben que es un sitio amigo, no es como si estuvieran bombardeando un matrimonio pastún en Waziristán en una casa de adobe, donde el satélite haya dicho: Esa casa está repleta de al Qaida, bombardeadla, ¡bum! Es diferente. Nuestros autores en India y Pakistán no están convencidos de la historia oficial. A falta de llamarlo una mentira, todavía queda una historia por contar.

Pero es un problema, porque Pakistán y China tienen las relaciones mutuas más estrechas posibles.

Pepe Escobar: Sí, y cualquier cosa que pase en Pakistán desde ahora, acerca más y más a Islamabad con Pekín, es absolutamente inevitable. La opinión pública paquistaní está harta de interferencia estadounidense, de la implacable guerra de drones y la pérdida de su soberanía, si alguna vez hubo alguna, a propósito.

Y por cierto, los chinos reaccionan de manera típica: mantienen mucho silencio, no hacen nada, solo esperan que la dirigencia en Islamabad vaya corriendo a Pekín y diga: Ayúdennos, por favor. No es muy difícil en vista de la manera en que están actuando los estadounidenses. Las únicas dos cosas que importan a Washington: Le importa un pepino el pueblo paquistaní. Lo que le importaba era la “Guerra contra el terror” para exterminar a al Qaida.

Por lo tanto ahora dicen abierta y oficialmente que al Qaida es ineficaz, desde la muerte de bin Laden, si era bin Laden o no sigue abierto a la especulación, pero mataron a al Qaida. ¿Qué hacen entonces en Af/Pak? Oh, ahora tenemos un problema, porque Pakistán es un país muy inestable, es ahora el pulso del movimiento terrorista en el mundo, ya no es Afganistán, y es imaginable lo que pasaría si esas armas nucleares cayeran en manos de los terroristas.

Es lo único que importa. Quieren encontrar un pretexto para interferir en Pakistán a fin de apoderarse del arsenal nuclear de ese país. Es extremadamente difícil, claro está, pero es lo que le gustaría hacer al Pentágono. Es su agenda.

La elite política de Pakistán, con la excepción de Imran Khan, diría, es corrupta. Imran Khan per se no es corrupto, junta a cien mil personas cada vez que habla en público en Pakistán, porque lo ven como un alternativa. Dice: Librémonos de los estadounidenses, librémonos de la elite política corrupta, logremos que los militares se queden en sus cuarteles, tengamos un verdadero gobierno civil, tratemos de desarrollar el país y de cerrar la brecha de la desigualdad. Por eso es tan popular, podría ganar las próximas elecciones.

Pero básicamente, la sociedad civil paquistaní está harta de este estado de cosas. Y para los estadounidenses, esto es realmente una mala noticia, porque desde Zia quieren que los militares tengan el control, que hagan lo que el Pentágono les dice que hagan, y durante los últimos años realicen su “Guerra contra el terror” de la manera como lo quieren, desde sus bases dentro de Pakistán, como la que está en Baluchistán, Samsi, y la guerra de los drones en los “waziristanes”, pero esto ya no seguirá sucediendo, no creo que suceda. Los chinos solo esperan. Pienso que admitirán a Pakistán en la SCO, es algo que podría pasar el próximo año, de modo que Pakistán estaría dentro de un mecanismo que implica la cooperación militar con los chinos.

El problema es que los militares paquistaníes no son una organización monolítica, hay capas, hay gente que fue nombrada por Musharraf, hay gente, como algunos oficiales pastunes de medio rango, que simpatizan con los talibanes en Pakistán o incluso con al Qaida, y existen grietas dentro de esta configuración. Estoy seguro de que la relación de los dirigentes del ejército con el Pentágono es más que difícil actualmente, especialmente después de la última incursión, que fue un ataque contra los suyos, fue un ataque contra un puesto del ejército. Para ellos va demasiado lejos.

El sentimiento contra EE.UU. aumenta en todo el mundo.

Pepe Escobar: Excepto en el Golfo Pérsico. (Se ríe.)

¿No diría que es algo trágico ante la cordialidad de los estadounidenses de a pie?

Pepe Escobar: Es verdad. He estado yendo a EE.UU. desde que era niño. Viajé por lo menos a 40 Estados, viví en las dos costas, tengo amigos en EE.UU., mucha gente que lee lo que escribo sabe de dónde vengo, pero también tengo muchos lectores que dicen: eres un talibán-comunista-apocalíptico-antiestadounidense bla bla bla, todo eso. Todavía no comprenden.

Una cosa es querer mucho al país y a la cultura pop estadounidense, el entretenimiento estadounidense, los iconos estadounidenses de la música, la literatura, el cine, la arquitectura, el arte, etc., y otra es criticar su política exterior. Si hubiera crecido como yo, yo crecí en Brasil y en Europa durante los años sesenta y setenta, la dictadura militar instalada en Brasil en 1964, cuando yo tenía 10 años, fue un golpe estadounidense.

Sí.

Pepe Escobar: Aprendimos por propia experiencia en Suramérica lo que significa vivir bajo una dictadura militar patrocinada por EE.UU. Por lo tanto sabemos de qué estamos hablando. Obviamente, la gente de Medio Oriente también sabe de qué está hablando. Alguna gente en Asia también sabe de qué está hablando, como los sudcoreanos, por ejemplo; vivieron bajo un régimen militar aprobado por EE.UU. antes de llegar a ser una democracia.

Por lo tanto es muy trágico que después del comienzo de la Primavera Árabe, mucha gente en el Golfo Pérsico no haya comprendido todavía que vive en regímenes extremadamente autocráticos, son vasallos y satrapías del imperio estadounidense, y simplemente no puede contar con sus gobiernos para lograr un mínimo de soberanía.

De modo que cuando se ven movimientos indígenas pro democracia en Bahréin o en Arabia Saudí oriental, se ve cuál es la reacción. Incluso en Egipto, donde dijeron: Librémonos finalmente del sistema de una vez por todas, no se libraron del sistema, la serpiente sigue presente, y la serpiente está financiada por Arabia Saudí.

No hubo revolución en Egipto. Tal vez comience cuando se libren de la junta de Tantawi, que es lo que quieren las masas en la Plaza Tahrir, la generación Google y la clase trabajadora de Egipto. Pero el problema es que en Egipto el ejército controla –hay diferentes cálculos al respecto– entre un 25 y un 40% de la economía egipcia; no va a renunciar a eso. Será necesaria una verdadera revolución sangrienta para que esa gente se vaya, y obviamente EE.UU. no la quiere.

¿Como analista geopolítico diría que el futuro de Alemania está mucho más en el Este de Eurasia (Rusia, China) que en Nueva York y Londres?

Pepe Escobar: Quisiera hacerle esa pregunta a usted. Mi idea, posiblemente vaga, es que Alemania quiere integrarse más con Rusia.

Sí. Bueno, las elites económica y política en este país [Alemania] todavía están alineadas con EE.UU.

Pepe Escobar: Exactamente.

Eso se pudo ver cuando Angela Merkel, como canciller de Alemania, recibió la máxima condecoración civil este año en Washington DC, la “Medalla de la Libertad”. Ahora tiene algo en común con Duke Ellington, porque él también la recibió, (en 1969). Pero pienso que es algo significativo.

Pepe Escobar: Así es. Es el problema con Alemania. Porque es un asunto atlantista, pero saben que su futuro en cuanto a todas las materias primas y productos básicos que necesitan los pueden conseguir en Rusia. Pueden tener el resto del mundo como su mercado, lo que ya tienen. Es una fabulosa potencia exportadora. No tiene que estar subyugada por ese lazo atlantista, definitivamente no. Pero como usted ha dicho correctamente: las elites en Berlín y Frankfurt todavía están muy americanizadas.

Para mí como periodista y desde mi perspectiva como alemán, es interesante que usted esté familiarizado con mi alemán favorito de todos los tiempos, Heinrich Heine…

Pepe Escobar: ¡Heine!

…que también fue periodista.

Pepe Escobar: Por desgracia solo lo leo en traducciones. Maravillosas traducciones en inglés y en castellano. Nunca lo leo en alemán, pero amigos alemanes me dicen que su alemán es verdaderamente extraordinario.

Sí, junto con gente como Nietzsche, Schopenhauer y Goethe es de lo mejor.

Pepe Escobar: Fui un gran fan de Nietzsche durante algunos años. Uno de mis mejores profesores de filosofía, era un especialista en Nietzsche, un francés llamado Gerard Lebrun, uno de los mejores eruditos en Nietzsche en Francia. Aprendí mucho de él. Y Nietzsche sigue siendo una de las personas a las que recurro.

También era admirador de la poesía de Heine.

Pepe Escobar: Sí, era admirador de la poesía de Heine, exactamente.

¿Desde un punto de vista periodístico, piensa que el periodismo en Occidente se encuentra en una profunda crisis?

Pepe Escobar: Oh, sí. Le daré dos ejemplos personales. Uno de los motivos por los que quise ser periodista fue el Watergate. Estaba en la universidad en aquella época, tenía 19 años y todavía no había decidido qué hacer. Pensé que tal vez artes visuales, y siempre fui un fanático de la literatura, pero pensé que con la literatura no me podría ganar la vida.

Entonces quise ser periodista, y eso, Watergate, fue mi modelo en la profesión. Más tarde, antes del periodismo digital, trabajé para grandes periódicos nacionales, pude ver cómo funciona la industria desde adentro. Un gran periódico nacional es básicamente una institución corporativa, operan más o menos de la misma manera en todo el mundo.

Luego eso me desencantó seriamente, no diría que me disgustó, no todavía. Los medios dominantes me disgustaron finalmente después del comienzo de la “Guerra contra el terror” y antes de la guerra de Iraq, porque entonces desapareció la mayor parte de la credibilidad de la prensa dominante en el mundo.

Ver al New York Times imprimiendo mentiras en su primera plana todos los días durante meses, fue para mí el fin del periodismo dominante responsable. Y periódicos como Le Monde, que solía leer desde la secundaria, se convirtieron en guiñapos americanizados como una mala copia del New York Times, y a veces aún más reaccionarios. Es una lástima que no lea periódicos alemanes, porque por lo menos sus secciones culturales siguen siendo las mejores del mundo.

Y el moderno “Feuilleton” alemán es más o menos una invención de Heinrich Heine…

Pepe Escobar: Solía leer muchos periódicos ingleses, pero a veces ni siquiera se puede confiar en el patrón oro de los medios ingleses, como el Guardian o el Independent, que históricamente fueron periódicos progresistas de centro e izquierda. Por eso ese desencanto devino total en esta última década, diría. Hay que recurrir a la web, si se quiere encontrar información que conecte los puntos, está en la web, ya no se encuentra en los medios dominantes. Y mis amigos que todavía trabajan en los grandes periódicos me dicen: Mira, es imposible discutir con nuestros editores sobre lo que debería publicarse o no. Se acabó.

¿Diría que todo el manejo de los asuntos relacionados con el 11-S fue un gran impulso para los medios alternativos?

Pepe Escobar: Así es, porque si después del 11-S querías saber lo que estaba pasando en realidad más valía olvidar los medios dominantes en cualquier parte del mundo. El único sitio en el que lo podíais encontrar era en la web, observadores y analistas independientes que se daban la molestia de revisar documentos, en los medios dominantes era imposible.

Actualmente, algunas veces esos sujetos filtran algo, los ves de vez en cuando, pero son solo vistazos. El discurso dominante en sí es monolítico. No hay alternativa. Y realmente no hay ninguna alternativa, porque se escucha a esos sujetos diciendo todos lo mismo durante décadas.

Sí, y la mayoría de esos expertos y grandes medios noticiosos están vinculados a las Mesas Redondas, como el Instituto Real de Asuntos Internacionales, el Consejo de Relaciones Exteriores, la Comisión Trilateral, el Club Bilderberg…

Pepe Escobar: Exactamente, todos trabajan para los mismos think-tanks. Y otros medios noticiosos también tienen problemas de credibilidad: El canal televisivo chino internacional en inglés, CCTV9, porque se necesita por lo menos un mínimo de debates, y no hay debates. Me gusta lo que está haciendo RT, Russia Today, colaboro con ellos, pero no critican a Rusia. Gran problema.

También trabajo para al-Jazeera, lo que es bueno, porque logro llegar a gente y conseguir reacciones que de otra manera no obtendría, por ejemplo de gente en África. Pero tienen un inmenso problema de credibilidad, debido a su cobertura de Túnez, Egipto y Libia en comparación con su cobertura sobre lo que pasa en el Golfo Pérsico; simplemente no se pueden criticar a sí mismos y no pueden criticar –olvidadlo– a la Casa de Saud, por las estrechas relaciones entre la Casa de Saud y el Emir de Qatar. Es muy complicado cuando se navega por ese universo.

Estamos muy contentos, todos nosotros, quienes trabajamos y escribimos para Asia Times porque es verdaderamente independiente y nos respetan por eso. Publicamos opiniones sionistas, tenemos opiniones de extrema derecha, de extrema izquierda, tenemos el centro, tenemos a los iraníes, los paquistaníes, los rusos, los chinos, incluso tenemos un norcoreano que escribe para nosotros. Por lo tanto está todo.

No tenemos ninguna línea editorial específica, no, está abierta para todos. Por eso nos respeta la gente. Pero es algo que cuesta encontrar. Tenemos por ejemplo tremendos problemas de financiamiento. Hemos estado involucrados en eso durante los últimos meses, y es un dolor de cabeza: queremos expandir, pero no queremos perder el control editorial. Una ecuación muy complicada.

¡Os deseo mucho éxito en esa tarea!

Pepe Escobar: ¡Gracias!

Pepe Escobar nació en 1954 en Brasil y ha sido corresponsal extranjero desde 1985, basado en Londres, Milán, Los Ángeles, París, Singapur y Bangkok. Desde finales de los años noventa, se ha especializado en la cobertura de asuntos geopolíticos desde Medio Oriente a Asia Central y ha informado durante esta década desde Afganistán, Pakistán, Iraq, Irán, las repúblicas centroasiáticas, EE.UU. y China. Ahora trabaja para Asia Times, basado en Hong Kong/Tailandia, y colabora con Russia Today y Al Jazeera. Es autor de tres libros: Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War, Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge, y Obama does Globalistan.

Fuente: http://consortiumnews.com/2011/12/27/shifting-ground-for-vital-resources/

About these ads