Balloons

Ya me ha pasado un par de veces. Volver a casa después de una noche inolvidable, de amigos, diversión y musas, y, al ir a casa cuando ya está amaneciendo, miro al cielo y me encuentro un globos, dos globos o tres globos flotando sobre mi cabeza. En ambas ocasiones, me alegré de estar vivo, y grité y canté a la vida y su alegría innata. La visión me da buen rollo para todo el día, incluso para la semana entera. Será que exigo poco al mundo a la hora de sorprenderme o disfrutar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s