Les Malins Plaisirs, placeres pícaros.

Artistas contrastados

contestando a los deseos

de un público encantado

que busca agradables momentos.

Historias, dramas y cuentos

de amor y rocambolescos

que arrancan los aplausos

de la gran multitud de honestos.

Cantos, lloros y lamentos,

más también para risas hay hueco,

quién entre en Les Malins decaído

seguro saldrá contento.

El tiempo no acompaña,

lluvia que no hay en España,

parajes verdes y bosques,

los sueños llegan a Francia.

Es difícil describirlo,

es casi una gran hazaña,

el sentimiento que aflora siempre

tras la obra, llueven las palmas.

Si es difícil contar eso,

imaginen conseguirlo,

gran labor de comediantes,

el savoir-faire no cae de un guindo.

Si algo poseen los “pícaros placeres”

es su poder de abrir las mentes,

con historias de amor de tres días

y un fluir de experiencias latentes.

El pecho se inunda de vida

y lágrimas buscan su salida

si escucho cantos, veo gestos,

cuyo fin único es la sonrisa.

¡Què sorpresa con las gentes!

Trabajando hasta el relente,

más no es trabajo es un presente,

tiempo a disfrutar del ambiente.

El amor cayendo del aire,

la mujer está siempre presente.

Que sufreguen ellas, que sufraguen,

alguna entrará en mi mente.

Olivier Boigandreau

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s