Sólo le quedaba la vía de la acción cultural…

Nadie imaginaba el torrente de ideas que le venían a la cabeza. Esa marihuana tenía algo de mística. Roger decía que la había traído de china. Roger era arqueólogo, venía de encontrar a una momia de un suspuesto chamán, ¡en territorio del sol de poniente!. Olivier no se lo creía, visiones trancianas le llenaban los ojos, no podía parar la cascada de imágenes psicodélicas que no paraba de emanar de su cerebro, en ebullición gracias al poder de esa droga. Paró a mirar una rosa, y está la respondió con un guiño de pétalos, dando a entender que ambos pertenecían a un mismo mundo, pero que no era un mundo que pudiéramos percibir con nuestra nula percepción, salvo si la potenciábamos de alguna manera ilegal para algunos, emancipadora para otros. Conceptualemente sacas poco provecho de este tipo de viajes, pero a la larga te das cuenta de que lo que viste te ha calado, y mucho, hasta el punto de cambiarte. De ver calaveras pasabas a ver santos, ¿qué querría decir, que el bien y mal, más allá de las etiquetas que hoy en día tienen, realmente son dos poderes enfrentados?. El acariciar una planta de morera con forma de Dragón, y que ésta respondiera de la forma que lo hubiera hecho un animal, sorprendió mucho a Olivier, dándose cuenta de que no sólo de animales se nutre la vida, sino que la vida puede volar también en un minúsculo grano de polen. La realidad se tornaba broma bajo los efectos de esa hierba china. Lo estipulado se derretía delante de sus ojos y daba lugar a formas nuevas de entendimiento, pensamientos puros, liberados del adoctrinamiento al que estamos acostumbrados desde pequeños. Se decía que Dadá no era el arte, y el arte no era Dadá, y que aceptar Dadá era negar sus preceptos. Con la realidad pasa un poco lo mismo. Cuánto más niegas la realidad y su forma de entender la vida, más mágica te parece, y cuanto más mágica te parece, más amas tu realidad. Cada persona, un mundo, diferente pero influyente, alegre a cada modo.

 

Se ha de volar y ser libre, pues sin alas no vamos a ningún lado. Y esas alas…no sería mala idea usarlas para intentar cambiar el mundo, la utopía de todo soñador…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s