El no-consumo activo.

Artículo recogido de Política Canalla. Agradezco mucho a su autor que me dejara colgarlo íntegro, así como le felicito por este buen artículo al que me gustaría ponerle una imagen para “retratarlo”, pero no limitarlo.

Dicen que suben los precios y que no hay quién lo pare. Dicen que la culpa es de Mengano o de Fulano, según quién opine y culpe. Dicen que los consumidores malgastamos, que los mayoristas se enriquecen, que los distribuidores engañan, que los fabricantes se llevan el gato al agua, que los productores son unos estafadores. Y digo yo, ¿quién dice la verdad?

Y yo, como consumidor, me pregunto. ¿Qué pasaría si yo, y tú, lector, y muchos, dejaran de comprar, por ejemplo, los productos de La Asturiana? (¡Esa marca tan líder en Canarias que vende la leche a casi un euro el litro!) Pero, claro, no me refiero a dejar de comprarla yo, y cuatro concienciados más, sino a una gran masa de consumidores, de ciudadanos, como yo y como tú, lector. Consecuencia directa: bajada de sus precios para no perder cuota de mercado. Si en ese momento, cuando bajan los precios, la misma masa de consumidores adquiere esta marca, al ser más competitiva… ¿qué hará el resto? ¿Imposible? ¿Utópico?¡Probemos!.

Probemos a dejar todos de comprar combustible a un determinado distribuidor, pongamos por caso a Shell. Probemos a dejar todos de comprar en una línea de supermercados concreta, pongamos por caso, AlCampo.

Y premiemos después a esas marcas, si reaccionan, bajando los abusivos precios que tienen, consumiendo sus productos o servicios, dejando de consumir los de la competencia.

(Y cuando digo La Asturiana, podría decir Millac o Pascual; cuando digo Shell podría decir BP o CEPSA -aunque en este caso, recomiendo desde ya mismo, comprar el combustible en PCAN, pasando directamente a la segunda fase de esta propuesta, ya que sus precios son netamente inferiores a la del resto de gasolineras-; y cuando digo AlCampo, podría decir Carrefour o Hipercor.)

La desobediencia civil

En definitiva, lo que se promulga, es el consumo responsable, es usar el derecho que tenemos los consumidores a decidir dónde gastamos nuestro dinero, para, de una manera pacífica, legalmente, ya que usamos la decisión individual y voluntaria de dónde gastar y dónde no, manejar, desde el derecho al voto a través del euro, la economía.

Y no hablo de planes utópicos, aunque es cierto que la desobediencia civil, o más concretamente, la desobediencia consumista, sólo es efectiva si la practica un gran número de consumidores, al mismo tiempo.

Copiando a Wikipedia, donde explica que la desobediencia civil es un mecanismo de protesta social que consiste en la negativa a prestar obediencia a las leyes y decretos de algún gobierno o poder establecido. Esta desobediencia puede ser de forma pacífica y no violenta, manteniendo una actitud de protesta contra la autoridad con el fin de rectificar los errores que a juicio de quienes protestan, ésta ha cometido; propongo copiar el concepto hacia una desobediencia consumista.

La no violencia activa

Vuelvo a copiar a Wikipedia para explicar que la no violencia activa es una actitud de cambio que se ha venido adoptando desde tiempos inmemoriales, de forma puntual, y es de las pocas estrategias políticas donde es el grupo afectado el que actua, dejando de lado la actitud pasiva del que espera a que sus problemas sean solucionados algún día.

Para entender de lo que hablo hay que rememorar personajes y movimientos como Ghandi, Martin Luther King, Lech Wałęsa o en la actualidad, el movimiento liderado por Jesse Jackson en contra de la Guerra de Iraq y a favor de una cultura por la paz. Al igual que con esta, son grandes ejemplos, el movimiento pacifista contra la Guerra del Vietnam durante los años sesenta.

Bien, transformemos esta idea en un no consumo activo. Aunque esta idea sólo será efectiva si una masa determinada de consumidores son capaces, por decisión individual, de participar.

(En mi caso, he citado, en este artículo, tres marcas con las que me considero satisfecho, y que uso o consumo normalmente.)

Visita recomendada: consumo responsable.

Bien, supongamos, remotamente, que te he convencido en estos pocos párrafos; merece la pena profundizar un poco más:

Para terminar con el artículo, cierro con uno de los presupuestos del Grupo de Estética Cuántica, del que hablé hace unas semanas:

5º) El hincapié en que la tarea de toda vida es la “individuación”, es decir, el emerger en la persona de su propia singularidad. Toda persona individuada contribuye decisivamente al servicio de la comunidad, por lo que “individuación” se opone radicalmente a “individualismo” o “egoísmo”.

Anuncios

Un comentario en “El no-consumo activo.

  1. PolíticaCanalla dijo:

    hola PiPas dE CoCo,

    es un placer haber podido aportar aunque sea un mini-granito de arena.

    solo hace falta que como buen virus, esta idea se propague como la gripe.

    sobre todo es “urgentemente importante” pasar del individualismo conformista, de la sociedad apoltronada y educada en el lema “el que no llora, no mama”, hacia un “ecosistema social” tal y como lo describes, individuado.

    la gran urgencia pulula a nuestro alrededor; el camino es sencillo, pero muy dificil al mismo tiempo, ya que implica NECESARIAMENTE, que cada individuo se haga responsable de sí mismo y tome consciencia de su “individuación”, de su singularidad, y de las relaciones que establece con su entorno y del impacto que estas generan.

    hablamos de individuos conscientes, no ya como una cuestión metafísica, sino como una cuestión de supervivencia.

    un abrazo,

    PolíticaCanalla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s