Divagaciones diarias.

Ante la impotencia de ver como en los medios españoles no existe feedback entre informadores y lectores, y ver como los que generan noticias utilizan su lenguaje para agasajar oscuros intereses empresariales o políticos con el fin de manipular nuestros parecer, así como comprobar que la censura no se quedó en la sucia caspa, sino que está en boga en medios supuestamente “garantes de la libertad”, inauguro estas notas diarias en las que clamaré lo que me venga en gana, ejerciendo la bella libertad de expresión que cada vez cercioran más medios y políticos.

Leo en Público: El nazi que se fugó con un disfraz de campesino”. Y divago: Aquí en España, los falangistas sólo tuvieron que vestirse de socialistas y los fascistas de demócratas. ¡Y ahí seguimos “disfrutando” de sus cabezas huecas, pueblo enfermo de sofasis!.

Leo en Libertad Digital:Hamás mata al jefe de un grupo próximo a Al-Qaeda”. Y divago: ¿Pues no era Hamás la punta de lanza de Bin Laden contra la democracia “laica y civilizada” de Israel?A ver si va a resultar ahora que el movimiento palestino tan criminalizado no va a resultar más que un movimiento de resistencia ante una potencia militar agresora e invasiva… Las noticias, según hacia dónde corra el viento, son verdes o amarillas…

Leo, de nuevo, en Público, diario que supongo condenaba al Censor franquista, eso sí, antes de contratarle para eliminar comentarios engorrosos…: La SGAE no es bienvenida”. Y divago: ¿Pero quién la invita a las bodas?¿Qué poder real tiene una sociedad privada con aspecto de lúmpen?¿Quién inscribió a Lope de Vega o a Calderón de la Barca a tan infame sociedad?¿Por qué el Estado, supuesto garante de la libertad ciudadana, apoya antes a estos jerifaltes que a un ciudadano que no se lucra difundiendo SU cultura?.

Y, de vuelta a Libertad Digital, leo: López asegura que el pacto con el PP está “blindado” y es “para toda la legislatura””. Y divago, esta vez con malicia: El pacto lo llevan blindando desde que nos vendieron a bajo coste esta supuesta democracia, en la que los dos principales partidos tan sólo se diferencian en los nombres de sus afiliados, con cargos elegidos a dedo, sin libertad individual de cada afiliado para mostrar su opinión en una jerarquía pétrea en la que lo único que importa es mantener el poder bien agarrado y mantener a la ciudadanía polarizada, luchando ciegamente por su partido, sin ver que solo son dos cabezas de una misma oligarquía.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s