El eterno enemigo interior.

Te preocupas por no parecer y te olvidas de ser. Usas los ojos ajenos para mirarte, y tus miradas se convierten en humo. Caminas preocupado de ser andante de una u otra acera y mientras tanto dejas de escribir tu historia. Sin saber, examinas. Y aún conociéndote, fulminas tu ser con la doble oja de la humildad que se honra pero te ataca, que sabe que puede crecer pero se autolesiona. Vive sin beber de tí, su fuente, y pregonea un modo de vivir que ama, pero que el miedo a ser posibilita la ventaja de la vergüenza, en su carrera por autodestruir las propias conquistas de pensamiento de uno mismo.

Anuncios

Un comentario en “El eterno enemigo interior.

  1. LaRrÚ dijo:

    Qué pasa?que estuviste charlando con el mío o qué? jajajja
    Brillante nene…. como siempre (por si a tu enemigo interior se le olvidó decírtelo) ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s