Relatos de Coco: ¿Qué pasaría si el Sol fuera de miel, y la Luna de nata?

(Encontré este trabajo de Creatividad 2008 en un cajón googliano, tanta gracia me hizo encontrarlo, que aquí lo comparto)

Víctor Torres Hidalgo - nikonistas.com

Les contaré una historia que ocurrió hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia lejana, muy parecida a la que nosotros disfrutamos.

Su Sol, que durante muchos años había sido de puro fuego, se había convertido en un astro de miel, gracias a los deseos de unos seres que pretendían tener días más dulces. Y la Luna, inexplicablemente, pasó de ser una bola de piedra a ser un círculo de nata, para que a los noctámbulos les supieran mejor sus cantos nocturnos a la vida.

Si, aquí en la Tierra, el Sol fuera de miel, muchos amaneceres no serían tan amargos. El día tendría un sabor que a todos nos llenaría la boca, haciendo disfrutar a nuestro paladar y, por ende, a nuestra bella sonrisa. Si te expusieras al Sol sin protección, simplemente tu piel se volvería más dorada, pero no te quemarías. La miel no quema, es más, podrías usara como bálsamo para curarte ciertas hinchazones. O, quizá, si el Sol fuera de miel, podrías usar su brisa para calmar tus dolores de garganta. Sería como correr por una inmensa playa con la boca abierta para acabar con la sequedad y la irritabilidad que en tu garganta produjera un molesto resfriado. El filtro de luz, durante el día, sería como amarillento, tirando a dorado, todos seríamos dulces estatuas de oro, da igual que fueras blanco, negro o mulato, el Sol te volvería dorado, y nadie vería las diferencias. Cuando el cielo se nublara, ese amarillo pasaría a ser cercano al anaranjado, y, quizá, ese ambiente nos aportara las famosas vitaminas B del zumo de naranja, con sólo respirar el aire entremezclado con la brisa solar. Aunque habría muchos más eclipses, ya que, si el Sol fuera de miel, millones de insectos intentarían posarse en él para alimentarse. Y como nuestra recién encontrada dulzura no nos permitiría éticamente matarlos a todos, simplemente nos adaptaríamos a las nuevas condiciones y celebraríamos todos esos eclipses como si fueran el último, intentando pedir a los dioses de la Colmena que nunca volvieran a ocurrir. Nuestros dioses, seguramente tendrían aspecto de abeja, y el Sol sería la colmena, cubierta por la brillante miel que nos aportara la luz de cada día.

Si, en la Tierra, la Luna fuera de nata, las noches de los tristes vampiros podrían combinarse con fresas, o con cualquier tipo de fruta. Los llantos de los decepcionados con el amor no serían rudos como una piedra, sino esponjosos y suaves como el tacto de la nata. Sabrían, tras sentir el olor dulce de la Luna, que hay cosas muy bellas por las que luchar, y que no deben caer eternamente en un pozo. Si la Luna fuera de nata, debería haber alguien que la hubiera batido, y debería haber habido antes una vaca galáctica de la que se extrajera su leche, que, jamás, pudiera haber salido desnatada de sus ubres. Unos ganaderos llevan siglos diciendo que ellos mandaron a la vaca al espacio, y ellos mamaron desde entonces la leche de la vida. Dicen que de ahí viene el nombre de “vía láctea”. Pero aún no sabemos quién batió la leche para conseguir una Luna de nata. Surgen mitologías, en las que se dice que es un granjero inmortal quién se encarga de batir la leche durante el día, moldear la dulce nata, y ofrecernos cada día una Luna diferente, según el estado de ánimo de la mujer del granjero. Pues en un mundo tan dulce, si alguien llegara a gobernar, lo haría en pareja, lo haría en dualidad.

A mí, con estos dos dulces astros postrados en mis cielos, lo que más me gusta son los amaneceres y los atardeceres. Soy muy goloso, y me encanta mezclar la miel y la nata con frutos que ellos mismos hicieron crecer en la Tierra. Equinoccio diario, dulce cambio de postres.

Olivier Boigandreau

Anuncios

Un comentario en “Relatos de Coco: ¿Qué pasaría si el Sol fuera de miel, y la Luna de nata?

  1. GUILLERMO dijo:

    Me gusto desde el principio excelente lo de la miel y la nata me deja con deseos de comer miel mira que tanto leer miel, miel,miel da gana de comer miel mmmmm..mmmmm rico comer miel de un dia no soleado sino enmielado. jajaja
    gracias amigo ..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s