El Señor Wences.

Un inmigrante salmantino que conquistó los corazones de los hogares norteamericanos en los años sesenta con sus increíbles números de ventríluoco, múltiples voces y un gran sentido del humor.

Desconocía del extraordinario Señor Wences hasta que me hablaron de él hace una semana, y la verdad que la sonrisa dibujada en mi cara al ver sus actuaciones se conjuga con una sensación de placer infantil que hace que le admire, así, de primeras.

Disfruten de su actuación en The Puppet Show, ¡donde ya estaba la rana Gustavo!:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s