New Kids on the Black Block.

Recogido del fabuloso blog Leo de Cerca, de Leónidas Martín, profesor universitario que ha participado en multitud de proyectos colectivos y cooperativos que muchos tomamos como referencia a la hora de intentar crear nuevas formas y acciones de guerrilla de la comunicación.

Un grupo musical como cualquier otro, con sus canciones, sus vídeo-clips, sus actuaciones en vivo, sus reportajes en prensa, su merchandising, su estética. Un grupo conocido internacionalmente. Un grupo con miles de fans. Un grupo que no existe.

“- ¿son estos guasones los peligrosos anarquistas que van a destrozar la ciudad? ¿son estos los que la policía describe y persigue?
– Somos los New Kids, Llamadnos como querais”

Pulsa sobre la imagen para ir a su página web.

¿Qué hay de común entre las Spice Girls y Osama? ¿Qué hacen las compañías de discos inventando grupos para ser idolatrados, o la policía construyendo enemigos públicos para ser execrados o masacrados? 
Construcción de una identidad (de una entidad más bien) a golpes de imágenes, de procesos de afiliación o rechazo en bloque. New Kids On The Black Block supone una reflexión sobre esos mismos procesos de formación de identidades a través del merchandising de un grupo -el de los New Kids- y, al hacerlo, reintroduce el debate sobre las formas de acción, los discursos sobre la violencia y sus grados de oportunidad y oportunismo.
En el mismo movimiento antiglobalización, New Kids on The Black Block plantea un cambio de táctica, un movimiento por el cual en vez de seguir huyendo hacia delante –frente a los procesos por los que las corporaciones convierten en mainstream lo que era una tendencia marginal, despojándola progresivamente, por supuesto, de todo potencial político- los mismos agentes susceptibles de ser cooptados pasan a la acción y participan en el juego -el “comosi”- de su propia cooptación y construyen una imagen de sí mismos como si fueran sólo un grupo pop más y no un sujeto político de envergadura como lo son las redes antiautoritarias que forman los bloques negros (Black Blocks). En vez de seguir sollozando de miedo o indignación ante la llegada de los brujos cooptadores y sus pócimas de “subsunción real”, Los New Kids On The Black Block deciden jugar el juego, pero ahora en sus propios términos y, al hacerlo, construyen, además, una poderosa herramienta de descriminalización.

¿son estos guasones los peligrosos anarquistas que van a destrozar la ciudad? parecen “gente normal”, tienen canciones, ¿son estos los que la policía describe y persigue?

Llamadlos como querais.


¿Qué hay en común entre las Spice Girls y Osama?
¿Qué hacen las compañías de discos inventando grupos a ser idolatrados, o la policia construyendo enemigos públicos a ser execrados o masacrados?.
Construcción de una identidad, o de una entidad más bien, a golpes de imagenes, de procesos de afiliación o rechazo en bloque.
Tan curioso ahora que los adolescentes que consumen los grupos pop se conviertan a su vez en materia de otro constructo similar, tan gracioso que ese constructo al cabo decida existir y actuar, tan interesante fundir los procesos y pensar toda la carga pol’tica del Black Bloc desde los términos y los formatos que tomaría de tratarse del enésimo invento de un sello discográfico y no de la policia.
New Kids on the Black Bloc supone una reflexión sobre esos mismos procesos de generación de identidades que se produce generando todo el material de “merchandising” del grupo, de los NKBB y al hacerlo reintroduce el debate sobre las formas de acción, los discursos sobre la violencia y sus grados de oportunidad y oportunismo.
En el mismo movimiento NKBB plantea un cambio de táctica, un movimiento por el cual en vez de seguir huyendo hacia delante
-ante los procesos por los que las corporaciones convierten en mainstream lo que era una tendencia marginal (despojándola por el camino de todo potencial político por supuesto)-
los mismos agentes a la espera-de-ser-cooptados pasan a la acción y juegan el juego, el comosi, de su propia cooptación, construyen una imagen de si mismos como si fueran sólo un grupo pop más y no un sujeto político de indudable envergadura como son las redes antiautoritarias que forman los bloques negros.
En vez de seguir sollozando de miedo o indignación ante la llegada de los brujos cooptadores y sus pocimas de “subsunción real”, deciden jugar el juego, pero ahora en sus propios términos y al hacerlo además construyen una poderosa herramienta de descriminalización:
¿son estos guasones los peligrosos anarquistas que van a destrozar la ciudad? parecen “gente normal”, tienen canciones, ¿son estos los que la policía describe y persigue?
Anuncios

2 comentarios en “New Kids on the Black Block.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s