Si bebes, no escribas.

Si jugara, por ejemplo, a la lotería, tendría tan mala suerte que un día yo sería la agraciada y entonces no sabría hacia dónde dirigir mi veda, recién resuelta, y todo, tú también, sería aburrido.

.

Si mañana me quitara de fumar, jamás volvería a experimentar el placer de notar cómo una chispa de la ceniza de mi cigarro abandona (muy rebelde) su lugar, y se posa (muy suave) en mi pecho, y me quema, y yo brinco, y me cago en tantas cosas, pero yo sigo viva.

.
Si esta semana encontrara, sin duda, a mi pareja ideal (siendo yo tan joven), huiría despavorida, no fuera a ser que el maldito árbol me impidiera divisar el maravilloso bosque, no te jode.

.
Si en tantas copas como bebo no me dieran garrafón, abandonaría el cotoso trabajo que es salir todas las noches, pues a la mañana siguiente ya no me dolería la cabeza, la nuca, y ni si quiera me acordaría de que anoche hubo una gran juerga, aunque recordaría todo lo que pasó, incluida tu cara.

.
Si, como tu insistes, te quisiera, te abandonaría, pues vendría a mi cabeza aquella frase tan honesta que una vez (en un somier) tú me dijiste: “Cuando quieras lo dejamos”.

.
Si supiera escribir tan bien como opinan los que nunca leen y los que leen mucho no lo haría: cuestión de orgullo, Si algún rato, de aquellos que desperdicio frotando lámparas maravillosas, apareciera el genio, sólo le pediría un deseo: una lámpara maravillosa.

.
Si ahora mismo, pero ya, él llamara y me confesara que, obviamente, el también me ama desde el primer instante en que me vio, me marcharía lejos, la cagamos, me quedé sin amor platónico (y escasean). Si descubriese, de repente, mi vocación más verdadera, descubriría, desolada, que mi vocación es descubrir.

.
Si ahora averiguara que no me quedan enemigos, daría por sentado que no sirve para nada, que para que haya buenos, digo yo ha de haber malos, y para tener amigos, son necesarios hijos de puta. Si a eso de las doce (un sábado) estoy en casa y no quiero salir, porque estoy cansada, con todo mi cansancio me levanto y me obligo: primero es el deber (así me lo enseñaron).

.

Si alguna vez me surge alguna duda y tardo menos de lo que tardo en besarte en resolverla, me daré cuenta, triste, de que ya estoy razonando, y de que, por tanto, se acabaron los excesos.

.
Si me dejas, te repito, si me dejas, no quedamos tu y yo nunca como amigos, pues serías “el mejor de mis amigos” y tendría que llamarte al instante y contarte que tú acabas de dejarme, y te pondría a parir, por cabrón.

.
Por eso yo no juego, pero fumo, no la busco. Por eso bebo copas, no te quiero pero escribo. Por eso froto lámparas, no me llama ni descubro.
Por eso averiguo, siempre salgo pero dudo. Por eso me dejas, por mala, qué absurdo…

Serri Go, texto de un comentario

en nuestro antiguo blog vendímico.

Anuncios

2 comentarios en “Si bebes, no escribas.

    • boigandreau dijo:

      PRIMAA!!!!!!
      ¿qué taaal?
      Este texto justamente no es mío, es de una buena amiga, pero me alegra mucho que te guste el blog!
      Sí, lo de polifacético por ahora va tirando, es para que la vejez no me pille sin alternativas!! ;)
      Espero que todo vaya bien por Murcia, yo sigo en Segovia, en búsqueda de trabajo y de vida, haciendo pinitos en Mandril,
      un besugo!!
      Andrelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s