“Se formó”, la nueva obra del genial pintor cubano José Luis Lorenzo.

Es maravilloso comprobar como las mentes creativas fluyen por el espacio de un lienzo y crean obras como la que hoy tenemos el honor de presentaros.

Para empezar, me gustaría presentaros a José Luis Lorenzo. Se trata de un pintor e ilustrador cubano nacido en Pinar del Río, en el suroeste de la isla caribeña. Graduado en la Escuela Profesional de Artes Plásticas, ha realizado murales, ilustraciones para revistas y libros, como pintor, como escultor, como grabador e instalacionista. Es un artista independiente que quiere vivir de su arte, no impregado de discursos oficialistas y por ello tan valorable, porque su arte sale de su corazón y de su imaginario, de su perspicaz visión del mundo, de su detallado trazado onírico. Ha realizado más de 140 exposiciones en Cuba y en el extranjero, creo recordar que la última fue en Cerdeña.

Ahí os presento al pintor, al artista múltiple, ahora quiero presentaros al amigo, al compañero de aventuras creativas. Hace ya casi 4 años, colaboré en una revista virtual llamada “La buhardilla”, sita en Rosario, Argentina, con un “Especial Surrealismo” gracias a haber tomado contacto con el que era su editor, Mauro Testa. Unos meses después, Mauro me habló de un proyecto cultural muy admirable que se llamaba “En la Cosmopista” (en referencia al término de Cortázar). Se trataba de un proyecto cultural con el que pretendían acercar la cultura a aquellos lugares a los que la lógica de mercado no pretende llegar. Es decir, cogieron una furgoneta, la mítica Volkswagen Samba, la llenaron de libros, e hicieron varias rutas a lo largo de Argentina y Latinoamérica repartiendo libros en lugares donde la economía no llegaba. Cuando llegaban a los barrios en cuestión, abrían sus puertas y trocaban, vendían o regalaban los libros. El fin último era repartir cultura, difundir literatura, aportar conocimiento.

Y ahora voy a donde aparece Lorenzo, como amigo, no quiero enrrollarme más de la cuenta porque lo importante de este post es la nueva obra del cubano, pero quiero mencionar la bella forma en la que conocí a este gran artista para mostrar el aprecio que le tengo. En mayo de 2009 envié a Mauro Testa un manuscrito con el borrador del poemario “Los Bohemios”. Quedó encantado. A través de En La Cosmopista había tenido contacto con Lorenzo, y se le ocurrió enviarle el poemario  para ver si quería ilustrarlo. Dice Lorenzo que cuando leyó el poemario se sintió profundamente identificado. Yo he de decir que, cuando Mauro me comentó que un pintor cubano quería sumarse al proyecto y vi las ilustraciones que buscaban acompañar a los versos, quedé prendado absolutamente del arte de Lorenzo.

Y es que Lorenzo posee un estilo muy personal, basado en lugares oníricos, en mitos griegos, con mucha profundidad de pensamiento y de emociones. Suele ser característico de su pintura las figuras zoomórficas y la ironía con respecto a los juegos de poder en la sociedad cubana. Es un artistas que sólo se casa con el pincel y el lienzo blanco, y es por ello que no goza de los favores de aquellos artistas que sí pliegan su pincel en señal de servidumbre. Su pintura al óleo motiva pensamientos, agranda la mirada, sorprende por su colorido y sus mensajes directos. Ojalá pueda ayudar este post a que se reconozca su arte. Haré lo posible para que así sea y pronto habrá novedades en la Red.

Sin más, os dejo con la obra “SE FORMÓ”, y la descripción del propio artista de una de sus obras más grandes. Pinchad en la foto para verla a tamaño completo.

“Se formó”, de la serie El culto a Príapo, es una obra de cuatro metros donde se conjuga muy bien la espontaneidad de los efectos irrepetibles del lavado, con el minucioso acabado a pincel, que decora toda la  superficie donde fluctúan gran variedad de personajes metamorfoseados en busca de la fusión y reproducción de las especies. Mostrándonos Lorenzo una obra irrepetible y única la que ni el mismo que conoce sus secretos creacionales podría reproducir porque la obra  se desnuda ante la espontaneidad y la experimentación del artista, creando un paralelismo conceptual con el propio nacimiento donde no hay nunca dos seres iguales, cuando más, parecidos.

Esta exquisita obra emana del legendario culto griego de Príapo guardián de los jardines, dios de la fecundidad de los campos, que presidía la prosperidad de los ganados, el trabajo de las abejas, el cultivo de las viñas. Se le atribuían los beneficios de fructificación. Debido a su deformidad extraordinaria, se le adoraba en fiestas muy licenciosas, su culto toma realce en la antigüedad producto a las separaciones y el aislamiento entre parejas debido a las guerras y los prolongados viajes; Tema que Lorenzo contextualiza vinculándolo con la emigración y el éxodo encontrando el centro de la diana en las llamadas “misiones” tema polémico lleno de subtramas que marcan con énfasis la separación familiar, donde sobresalen las infidelidades por ambas partes, producto al aislamiento prolongado de la pareja.

Como ya es habitual les informo que si deseas solicitar imágenes mas detalladas sobre la obra o algún otro tipo de información sobre el Estudio-Taller Lorenzo, será un placer que nos escriban y les responderemos lo antes posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s