Beye, arte tribal y urbano.

Beye da forma a las “criaturas” que están en su cabeza o en la tuya. “Hay gente que ya las vio, dicen, cuando tomaron ayahuasca o cuando tuvieron una experiencia psicodélica fuerte” nos cuenta en una entrevista para No Rock Solo en la que hemos querido reflejar la esencia de un artista urbano, un nómada que viaja por el mundo y plasma su arte en cualquier parte. Le encanta expresarse en la naturaleza y en cualquier material, desde una pared hasta una hoja de árbol, porque es lo que le reconecta con la base del ser humano, “con lo que somos”.

Si viajas por India, México o Canadá, seguro, encontrarás su huella en alguna parte.

Le encanta ver “paredes sucias” en las grandes ciudades, ver cómo evoluciona el arte callejero,  porque también es un tribalismo, “pero más urbano”.  “Los mensajes en las paredes de las grandes ciudades podían haber estado en cuevas hace millones de años contando lo que pasa, las sensaciones, en una pared”. Siempre lleva en su bolsillo rotuladores, pegatinas o cualquier instrumento para “ensuciar”.

Beye empezó a tener contacto con estas manifestaciones artísticas “a través de la música”. Sus influencias van “desde los 70 hasta la actualidad, donde los ritmos de grupos más contemporáneos como Shpongle, Ott o Younger Brother” le transportan en un viaje creativo. También  “a través de experiencias psicodélicas”. “Algo me influyó cuando conocí de cerca el chamanismo”.

Y viajando y explorando mundo, porque este artista actualmente se encuentra inmerso en un proyecto en Canadá en el que desarrolla  impresionantes transformaciones.

La relación entre el dibujo y la música es un hilo de unión en el que intenta transportar la música del mundo con “sonidos galácticos” a la pintura. “Cuando me pongo  los cascos y empiezo a dibujar líneas todo fluye. Me transporto  a otra galaxia, como la música y las líneas que forman criaturas que unas veces vienen de la naturaleza y otras veces como de otro planeta”.

Como toda creación, siempre viene dada de las influencias que arrastra un artista a lo largo de su vida, y para Beye son el Surrealismo y el Dadaísmo por un lado, y el arte visionario y el arte callejero desde lo más contemporáneo. “El visionario explica la espiritualidad en imágenes. Todo lo relacionado con el esoterismo, la alquimia o el simbolismo, todo lo espiritual, de la mente que se expresa en imágenes”. “Las criaturas las tengo en mi cabeza  y a través de las líneas salen.  Hay gente que, observando los cuadros, me cuentan que ya las vieron cuando tomaron ayaguasca o cuando tuvieron una experiencia psicodélica fuerte”.

Empezó desde la escuela de arte a introducirse en el dibujo gráfico y en las nuevas tecnologías y de ahí empezó el camino estudiando la gráfica enfocada en el arte contemporáneo, y desarrollando su interés por cómo las nuevas  tecnologías pueden influir en el proceso artístico.

En sus diseños le gusta mostrar, sobre todo desde que empezó a viajar por el mundo, el estudio del arte tradicional y tribal. Y es así como refleja ese tribalismo “en clave contemporánea”, utilizando las nuevas tecnologías porque piensa que “cada artista tiene que vivir su tiempo”.

Nos explica que Beye o ‘beyond eye’, significa más allá de los ojos. Por eso la mayoría de sus obras empiezan con el ojo, porque es un símbolo que  “conecta desde el cerebro al mundo y a otras dimensiones”.

Beye es su proyecto más reciente, pero también comenzó otra andadura hace unos cinco años que se llamó Psycoptik, dedicada a los visuales, “esos bits psicóticos de la imagen psicodélica”, como lo resume él.

Los visuales son esa dimensión de líneas, colores y formas que se producen a través de programas informáticos al tiempo de la música. Se mezclan en directo creando esa alquimia y esa dimensión de imágenes en movimiento, “como si un chamán guiara con las imágenes el viaje de la gente a través de la música por un lado, y las imágenes por otro”. Trabajó en Alemania en festivales como Boom festival y Twistter Festival.

Y es así como vive, “buscando el balance de la vida con el arte”. Viajando y sin pensar en cómo pasará ese día. Reconoce que procura “no pensar en el dinero, si hago una obra y pienso en el dinero se me va la inspiración”. “Vivir de esto es difícil, pero creo arte por el hecho de crear”.

Está convencido de que para que los artistas sean valorados necesitan de “la colaboración de unos y otros”. Es uno de los valores fundamentales del desarrollo creativo. Las colaboraciones entre artistas son espontáneas, “se ven, se reconocen los diferentes estilos y se conectan ambas mentes para crear algo fresco, nuevo, diferente”.

También puedes encontrarlo en Facebook.

Anuncios

30 comentarios en “Beye, arte tribal y urbano.

  1. Pingback: Goozle Zones
  2. Pingback: access control
  3. Pingback: cash advance
  4. Pingback: SEO Services
  5. Pingback: tattoo
  6. Pingback: tinnitus relief
  7. Pingback: zig zagz
  8. Pingback: cheap loans uk
  9. Pingback: attorney
  10. Pingback: ZigZag
  11. Pingback: calaguas tour
  12. Pingback: model trains
  13. Pingback: montanaro.asia
  14. Pingback: jfd98ayhcim
  15. Pingback: computers
  16. Pingback: lida zayiflama
  17. Pingback: lida
  18. Pingback: lida
  19. Pingback: lida
  20. Pingback: jfd98ayhcimg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s